Un hombre pasa por una sección del muro que separa EEUU de México - REUTERS

Trump cambiará el sistema migratorio de EE.UU. para favorecer el mérito

El presidente quiere reducir el número de visados concedidos a familiares de residentes y a refugiados

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dispone a revelar un cambio profundo del sistema migratorio norteamericano que pondrá en valor el mérito, la formación y el dominio del inglés por encima de la reunificación familiar o el asilo. La reforma ha sido diseñada por su yerno, Jared Kushner, y ya han sido informados miembros de los partidos republicanos y demócrata en el Capitolio.

Si la reforma migratoria se aprueba —algo que deberá hacer el congreso, aunque la propuesta venga de la Casa Blanca— se facilitará la concesión de visados y permisos de residencia (‹green cards›) a aquellos extranjeros que tengan estudios superiores, hablen inglés y obtengan ofertas de trabajo por parte de empresas norteamericanas.

Además, se facilitará que aquellos estudiantes extranjeros que estudien en universidades norteamericanas se queden en EE.UU. y no vuelvan a sus países, para no perder talento.

Si la propuesta de Trump cuaja y se aprueba en el Capitolio, se mantendrá el cupo de 1,1 millones de permisos de entrada y residencia, pero la reunificación familiar se limitará a un tercio de esos visados. En este momento, según la Casa Blanca, sólo un 12% de los inmigrantes obtienen permisos de entrada a causa de sus méritos académicos o la excelencia en el trabajo, frente al 67% de Canadá.

El objetivo de Trump es que más de la mitad de las tarjetas de residencia (‹green cards›) se concedan por mérito, becas u ofertas de trabajo, y que se reduzca las que se dan por reunificación familiar, asilo o a refugiados.

Aunque EE.UU. no tiene idioma oficial y cuenta ya más ciudadanos que hablan español que la propia España, Trump propondrá también que aquellos que demuestren un buen manejo del inglés tengan preferencia a la hora de ser aceptados como residentes.

Esta reforma no soluciona el problema de los ‹dreamers›, los hijos de inmigrantes ilegales llegados a EE.UU. de niños y que se encuentran en situación irregular.

El presidente hará su anuncio en la Casa Blanca en la tarde de este jueves, acompañado por la plana mayor de su gobierno.