Rogério Jeremías de Simone
Rogério Jeremías de Simone

Temer refuerza la seguridad tras la muerte del líder de uno de los clanes más peligrosos de Brasil

Gegé do Mangue, como se conocía al capo, era el tercer jefe del PCC y el líder del narcotráfico en Paraguay

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

El aumento de la violencia y la muerte de uno de los criminales más peligrosos de Brasil en el estado de Ceará, al norte del país, llevó al Gobierno de Michel Temer a enviar un destacamento de 36 efectivos de la Policía Federal y de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, para reforzar las operaciones conjuntas de inteligencia y dar apoyo técnico a las autoridades locales en las acciones de combate al crimen organizado, según informó el ministerio de Justicia.

El cuerpo de Rogério Jeremías de Simone, alias Gegê do Mangue, líder de la facción criminal Primer Comando de la Capital (PCC), fue encontrado el fin de semana en el balneario de Aquiraz, al lado del cadáver de otro delincuente importante, Fabiano Alves de Souza, conocido como Paca, también clave en el PCC. De acuerdo con la policía, ambos eran fugitivos de la Justicia de São Paulo.

La fuerza de seguridad es liderada por el almirante Alexandre Mota, secretario adjunto de la Secretaría Nacional de Seguridad Pública. Se trata de la segunda operación militar destacada por el Gobierno Temer en una semana. La semana pasada, Temer ordenó una polémica intervención militar en Río de Janeiro para controlar una ola de violencia que estalló durante el carnaval.

Gegé y Paca fueron asesinados con un tiro en la cabeza y una cuchillada en el ojo, lo que llevó a los investigadores a la sospecha de que ambos pueden haber sido ejecutados por un grupo rival, lo que puede detonar una nueva guerra de facciones en los peligrosos presidios del norte del país. Otra hipótesis, menos probable, es que se trate de una disputa interna de la facción.

El fiscal de justicia Lincoln Gakiya declaró que la muerte de Gegé do Mangue, es «un duro golpe en la facción», que actúa dentro y fuera de los presidios.

Gegé era considerado por el Ministerio Público de São Paulo el tercero en la escala de la dirección del PCC y sería responsable por el control del tráfico de drogas en Paraguay.

En abril del año pasado, Gegé fue condenado a 47 años, 7 meses y 15 días de prisión por los crímenes de homicidio triplemente calificado y formación de bando armado.

Ola de violencia en Ceará

Ceará enfrenta una guerra de facciones desde el 28 de enero, cuando 14 personas fueron asesinadas en una discoteca de la periferia de Fortaleza, capital del estado. El local era frecuentada por miembros del Comando Vermelho (CV), una de las facciones criminales más antiguas de Brasil.

Dos días después de esa matanza, una pelea entre presos del CV y del PCC terminó con diez muertes en la prisión de Itapajé, en el interior de Ceará.

La seguridad en Ceará preocupa al Gobierno. En 2017, el número de homicidios fue un 47% superior al de 2016, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Las peligrosas facciones criminales

El PCC saltó al noticiero internacional en 2006, cuando paralizó la gigantesca ciudad de São Paulo con una serie de ataques orquestados por móviles desde las celdas.

El patrón de estas organizaciones, que surgieron a partir de violaciones de derechos humanos en la cárceles -como la masacre de 111 presos en la prisión paulista de Carandirú (1992)-, es ordenar crímenes dentro y fuera de las prisiones. El CV existe desde 1979 y surgió en una prisión de Río de Janeiro, de la convivencia entre criminales comunes y presos políticos.

Según datos oficiales, Brasil tiene 727 mil presos, más que el doble de su capacidad, y es el tercer mayor aprisionador del mundo después de China y Estados Unidos.