El líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, tras ofrecer una rueda de prensa tras su derrota en las elecciones alemanas de ayer, en Berlín (Alemania)
El líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, tras ofrecer una rueda de prensa tras su derrota en las elecciones alemanas de ayer, en Berlín (Alemania) - EPA

Los sondeos sitúan al SPD tras los ultraderechistas del AFD y ponen en peligro la gran coalición

Una encuesta Insa coloca por primera vez al partido populista y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) como segunda fuerza política en el país, con el 16% de intención de voto

BERLÍNActualizado:

Una encuesta Insa publicada ayer por «Bild» situó por primera vez al partido populista y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) como segunda fuerza política en el país, con el 16% de intención de voto.

Su ascenso se nutre del pozo demoscópico en el que se sumerge más y más el Partido Socialdemócrata (SPD), con solo el 15,5% y en medio de una pedregosa recomposición de la directiva, entregada a una gira por las sedes regionales para tratar de convencer a las bases de los Bundesländer de la conveniencia de la gran coalición, que debe ser ratificada por los militantes en votación por correo postal hasta el 24 de febrero.

Los argumentos que más repiten en sus visitas la designada secretaria general, Andrea Nahles, y el interino en el puesto y posible futuro ministro de Finanzas, Olaf Scholz, es que el 60% del gasto que implica el texto del acuerdo, un total de 45.000 millones de euros, llevará la firma socialdemócrata, además de un giro en política europea que ha quedado suspendido en el espacio tras la dimisión de todos sus cargos de su máximo defensor, Martin Schulz.

«Mejor que Netflix», ha titulado la cadena de televisión pública alemana la serie de luchas fratricidas por los futuros ministerios.