Vista del nuevo espacio Jewel en el aeropuerto singapurense
Vista del nuevo espacio Jewel en el aeropuerto singapurense - CHANGi

Singapur «riega» su aeropuerto con una cascada de 40 metros

El aeródromo de Changi estrena su megaproyecto de centro comercial, bosque y la mayor catarata interior del planeta

Actualizado:

Changi, en Singapur, parece no tener límites. En los últimos seis años ha sido elegido como el mejor aeropuerto del mundo y, con la intención de que ningún otro aeródromo le arrebate tal distinción, acaba de inaugurar en su interior un megacentro comercial de cerca de un millón y medio de metros cuadrados. El espacio, llamado Jewel (joya), conecta las cuatro terminales del aeropuerto y por sus pasillos se espera que desfilen más de 40 millones de personas desde hoy y hasta finales de 2019. Una cifra bastante posible, teniendo en cuenta que por Changi transitan más de 65 millones de pasajeros al año.

Este gigantesco proyecto, que ayer se inauguró de manera oficial, supone una revolución en cuanto al concepto actual de aeropuerto, pues se trata de que el lujo se respire en cada rincón del mismo. Y un lujo es disponer de un auténtico bosque tropical y la cascada más grande jamás construida en un recinto interior. Una asombrosa obra de ingeniería.

La velocidad del agua

De 40 metros de altura -lo que equivaldría a un edificio de 14 plantas,-, la cascada está ubicada en el punto central de la nueva extensión de Changi. Rodeada de un bosque con más de 2.000 árboles y palmeras, el gigantesco chorro recibe el agua a través de una cúpula de cristal a más de 7.500 litros por minuto, que cae en un «recipiente» metálico que se puede seguir contemplando desde una plataforma transparente en las plantas del sótano.

Rodeando la cascada, emerge el Parque Canopy, un bosque tropical cubierto, en el que se ha construido un puente con suelo de cristal y suspendido a 50 metros de altura; una red para caminar y saltar, un laberinto de arbustos, otro de espejos y varios toboganes.

El arquitecto de Jewel, Moshe Safdie -el autor del también icónico hotel Marina Bay Sands, sobre el que se construyó la piscina más larga del mundo-, explica que se ha inspirado en la película «Avatar», de James Cameron, para diseñar esta espectacular estructura.

El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, anunció este proyecto seis años atrás y lo cierto es que solo ha sufrido un retraso de un par de meses sobre el plan previsto, en el que se ha invertido más de 1.000 millones de euros. Durante la semana previa a la inauguración, medio millón de singapurenses -tan solo los afortunados que consiguieron reservar una entrada por internet- pudieron disfrutar de las instalaciones de Jewel, donde, además, se concentra una megasala de cines, un hotel y casi 300 establecimientos, entre tiendas y restaurantes. Entre ellos, el único bar español, Tapas Club, creado por Miguel Díaz y el cocinero José Alonso, quien se curtió en los fogones con Santi Santamaría y Sergi Arola y que ya triunfa en sus otros dos locales en la urbe asiática.