Pedro Rodríguez - De lejos

El siglo de China

Al separar democracia y capitalismo, China refuerza su problemática alternativa a Occidente

Pedro Rodríguez
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No hace falta un Kissinger para apreciar el crecimiento económico de China, tan abrumador como sostenido en el tiempo. El mismo país considerado durante su caótica decadencia imperial como «el enfermo de Asia» es ahora, quizá en su encarnación más autoritaria, líder mundial en número de propietarios de casas, usuarios de internet, graduados universitarios y multimillonarios. La extrema pobreza ha sido reducida a menos del 1% y centenares de millones han superado la miseria. Lo que fuera una parte marginal del mundo, aislada y empobrecida, ha logrado convertirse en el más importante rival de EE.UU. desde el colapso soviético. Incluso, según recordaba recientemente el New York Times, «la tierra que fracasó en fracasar» ha conseguido formular su propia alternativa a Occidente.

El consenso nixoniano hacia China pasaba por vincular desarrollo económico y liberalización política. Con la esperanza de que, en algún momento, los propios chinos reclamasen un gobierno legítimo y los beneficios del binomio capitalismo-democracia. El problema es que China se ha convertido en la segunda economía del mundo sin erosionar, más bien lo contrario, el férreo control que ejerce su régimen comunista.

La República Popular China insiste en que no se trata de una aberración temporal y que las autocracias pueden ser tan buenas como las democracias a la hora de promover el crecimiento económico. O incluso mejores, según los apologistas prochinos que llegan hasta las páginas de Foreign Affairs justo cuando es mayor la presión del nacional-populismo y más alarmante que nunca el ímpetu de las «dictocracias».

Si el gran editor Henry Luce –nacido en 1898 en China, donde estaba destinado su padre como misionero presbiteriano– retornase desde el paraíso de los grandes visionarios periodísticos para poner un nuevo gentilicio a los tiempos que corren, ya no hablaría del Siglo Americano. Tendría que considerar la posibilidad de un Siglo de China. Aunque sea carente de valores, sin respeto por sus vecinos, ajeno a la democracia, contrario a la libertad e incapaz de reconocer la dignidad humana y sus derechos fundamentales.

Pedro RodríguezPedro Rodríguez