William Barr, en su comparecencia ante el comité judicial del Senado el pasado 15 de enero
William Barr, en su comparecencia ante el comité judicial del Senado el pasado 15 de enero - Reuters

El Senado de EE.UU. confirma a William Barr como nuevo fiscal general

La Casa Blanca califica el apoyo al candidato propuesto por Trump de «gran victoria para la Justicia y el Estado de derecho»

Efe
WashingtonActualizado:

El Senado estadounidense confirmó este jueves el nombramiento como fiscal general de Estados Unidos de William Barr, quien ya dirigió el Departamento de Justicia en la década de 1990 y que será el encargado de supervisar la investigación independiente sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Barr, nominado para el cargo en diciembre por el presidente Donald Trump, logró reunir el número de votos necesarios para convertirse en secretario de Justicia durante una votación celebrada en el pleno del Senado.

«Una gran victoria para la Justicia y el Estado de derecho en Estados Unidos: el Senado acaba de confirmar» a Barr, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un tuit.

Barr, de 68 años, reemplazará a Matthew Whitaker, que dirige de forma interina el Departamento de Justicia desde noviembre, cuando Trump despidió a su primer fiscal general, Jeff Sessions.

Su llegada al cargo se produce en un momento de crecientes rumores sobre la posibilidad de que Mueller esté llegando al fin de su investigación sobre la trama rusa, y ante una enorme expectación entre los estadounidenses por ver los resultados.

El nuevo fiscal general no ha garantizado que vaya a hacer público de forma íntegra el informe de Mueller una vez que lo obtenga, lo que ha generado críticas entre la oposición demócrata.

Sin embargo, durante su audiencia de confirmación en enero, Barr prometió que bajo su vigilancia «se permitirá a Bob (Mueller) que concluya su trabajo», y reivindicó su independencia frente a hipotéticas «interferencias políticas».

Pero también dejó entrever puntos de consonancia con Trump, al expresar su preocupación por lo que consideró «la fijación» actual en Estados Unidos sobre el riesgo que supone Rusia como adversario global, algo que «podría oscurecer el peligro de China».

Barr ya fue fiscal general de EE.UU. entre 1991 y 1993, bajo la presidencia del entonces presidente republicano George H. W. Bush.