Un forense en el Puente de Londres - AFP
Atentado en Londres

Doce detenidos en una operación al este de Londres

La Policía registra la casa de uno de los terroristas del atentado de Londres

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Este domingo, agentes fuertemente armados ha arrestado a doce personas en el barrio de Barking, al este de Londres, donde vivía uno de los tres atacantes que mataron anoche a siete personas en el centro de la capital inglesa y dejaron 48 heridos, 36 de ellos todavía hospitalizados y 21 en estado crítico, según ha indicado la Policía metropolitana de Londres en un comunicado.

Efectivos policiales han registrado a las 7.00 horas de esta mañana un inmueble en el que vivía uno de los terroristas abatidos tras el atentado de anoche en Londres. Un vecino, Damien Pettit, ha explicado que los agentes le mostraron una fotografía del sospechoso para confirmar su identidad. Pettit ha explicado que el hombre de la imagen era vecino suyo, que era «una persona afable» con hijos y que llevaba tres años viviendo allí. Además trabajaba para la empresa pública Transport for London y intentaba ayudar a la comunidad con iniciativas como colaborar con los sin techo. «Si es él. No es la persona que conocemos», ha apostillado.

La Policía ha precisado que varias investigaciones están en marcha.

Cressida Dick, que recientemente ha sido nombrada jefa de Scotland Yard, ha comparecido a las diez menos cuarto de la mañana del domingo para informar de que el número de muertos en el ataque es finalmente de siete. «Creemos que la situación ya es segura», afirmó la comisaria jefe, que considera que los tres atacantes que fueron abatidos por los ocho policías que dispararon componían el comando y no cree que haya más integrantes a la fuga. De todas maneras «continúa una amplia investigación para ver si tuvieron apoyos».

Dick destacó que la respuesta policial fue «extremadamente rápida», pues en solo ocho minutos agentes armados mataron a los tres sospechosos que avanzaban acuchillando a su paso a la gente que disfrutaba de la noche del sábado en las inmediaciones del popular Borough Market. Al estar el país en el segundo máximo nivel de alerta, «ataque altamente probable», la policía «estaba preparada» para una contingencia así.

La jefa de Scotland Yard agradeció y elogió el heroísmo «de personas del público que arriesgaron su vida para enfrentarse a los sospechosos». Recordó que hay un número de teléfono de emergencia para interesarse por familiares y amigos: 0800 096 1233. Intentó también aportar tranquilidad: «Hacemos todo lo que está en nuestra mano para evitar estos terribles ataques».

La zona del Puente de Londres, donde comenzaron los atropellos con la furgoneta, y toda el área del Borough Market, la zona de los apuñalamientos, permanecen acordonadas y con fuerte presencia policial, por lo que pidió a los ciudadanos que no se acerquen. También demandó el público que comunique a la policía toda la información que pueda tener sobre el ataque.

Debate sobre la campaña

La campaña electoral a nivel nacional ha sido suspendida, excepto por el partido populista xenófobo UKIP, cuyo líder, Paul Nuttall, ha emitido un comunicado diciendo que continuarán con sus actos: «Me niego a parar la campaña, porque eso es lo que ellos quieren».

Ha surgido también ya el debate de si debe posponerse la votación. Algunos foros de las redes sociales están argumentando que con dos atentados durante la campaña, y sendas interrupciones de la misma, no se ha podido desarrollar a fondo el debate sobre el gran tema que está encima del tapete político: el Brexit. El ministro de Salida de la UE, David Davis, acaba de rechazar en la BBC que se pospongan los comicios y ha recordado el caso del atentado islamista de Madrid en 2004, elogiando que entonces los españoles siguieron con la votación «e hicieron lo correcto».

Ha sido reforzado ya el plan de seguridad para el concierto de esta noche en Mánchester de Ariana Grande y varias estrellas del pop que la acompañarán, que en principio sigue adelante.

La primera ministra se encuentra reunida con el gabinete Cobra de emergencias, que sopesará si se debe subir la alerta al nivel máximo, como se hizo tras el ataque de Mánchester, cuando incluso se sacó el Ejército a la calle durante dos días.