Los dos menores secuestrados por la secta judía ultraortodoxa Lew Tahor
Los dos menores secuestrados por la secta judía ultraortodoxa Lew Tahor - AFP

El rocambolesco rescate de dos menores secuestrados por una secta ultraortodoxa judía en México

El crimen empezó a planearse cuando Sara, madre de los menores, abandonó la secta Lev Tahor y escapó de Guatemala

Corresponsal en Ciudad de México Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Yante y Chaim son dos hermanos de 14 y 12 años que fueron rescatados en México a finales del año pasado de las garras de una secta ultraortodoxa judía, conocida como Lev Tahor. Tras ser secuestrados el pasado 8 de diciembre de su casa en un pequeño municipio de Nueva York, los dos pequeños fueron hallados gracias al resultado de una impresionante operación conjunta entre la policía federal mexicana y el FBI, dos entidades que consiguieron rescatar a los menores a 4.000 kilómetros de su hogar y tan sólo tres semanas después de que fueran secuestrados.

Se trata de la última controversia protagonizada por Lev Tahor, una polémica secta antisionista que fue expulsada de Israel en 2014, fugada de Canadá y asentada actualmente en comunidades en el estado mexicano de Chiapas y Guatemala. Fundada en la década de los 80 por Shlomo Helbrans -el abuelo de Yante y Chaim, los niños secuestrados- Lev Tahor ha dejado una larga estela de escándalos por abusos a menores, malos tratos e incluso de realizar matrimonios forzosos. Y por el caso de los dos niños, los líderes del grupo podrían llegar a ser sentenciados a cadena perpetua en Estados Unidos por doble secuestro.

El crimen empezó a planearse cuando Sara, madre de los menores, abandonó la secta y escapó de Guatemala. Sara, hija de Helbrans y hermana del actual líder, Nachman Helbrans, dejó atrás el país centroamericano y se mudó a Estados Unidos. Tan sólo seis semanas después, los pequeños Yante y Chaim habían sido secuestrados. De acuerdo con el informe del fiscal que instruye el caso en Estados Unidos, Nachman Helbrans, junto con tres hombres, vistió a los dos niños con ropa civil -ya que siempre llevan indumentaria ultraortodoxa- y los embarcó en un vuelo con destino a México.

Tras ver que sus hijos habían desaparecido, Sara alertó a la policía del estado de Nueva York, quienes se pusieron en contacto con las autoridades mexicanas con el objetivo de dar con los responsables del delito. Tan solo dos días después del secuestro, miembros del FBI habían logrado localizar a Chaim en un hotel en la Ciudad de México, la capital del país azteca.

Finalmente, los agentes consiguieron rescatar a los dos menores en un hotel en Tenango del Aire, un municipio situado a unos 40 minutos de Ciudad de México. Según un comunicado de la fiscalía mexicana, los pequeños fueron entregados de vuelta a su madre. Mientras tanto, tres de los miembros de Lev Tahor que supuestamente participaron en el crimen fueron deportados a Estados Unidos, entre ellos el líder Nachman Helbrans.

El secuestro, ocurrido el 8 de diciembre, se produjo pocos días después de que Sara denunciara en noviembre en Mishpacha -una revista judía ultraortodoxa- que su hermano estaba planeando un suicidio colectivo de los miembros de la Lev Tahor, uno de los grupos ultraortodoxos contrarios a la existencia del Israel bajo el argumento de que Dios debe ser quien cree el estado judío y no el hombre.

El grupo aboga por la estricta implementación de muchas costumbres jasídicas, como apoyar que las mujeres vistan cubiertas de ropa negra y los hombres con sombrero, entre otras normas. Tras tener varios problemas en Canadá con los servicios sociales del país por su trato a los menores, Lev Tahor se trasladó a Guatemala en 2013. En 2017, Shlomo Helbrans falleció a los 55 años cuando realizaba un ritual en un río en México.