Pedro Rodríguez - De lejos

¿Para qué sirve un embajador?

Por hacer su trabajo, Kim Darroch pierde su puesto como embajador del Reino Unido ante la Casa Blanca

Pedro Rodríguez
Actualizado:

Entre las destacadas consecuencias de la Paz de Westfalia, rubricada en 1648 tras la catastrófica guerra de los Treinta Años, destaca el intercambio de embajadores, más o menos profesionales y con carácter permanente. Esa práctica formaba parte del revolucionario y ambicioso intento de primar la diplomacia sobre el uso de la fuerza. Y de convertir al Estado nación en la pieza clave del sistema internacional, más allá de imperios, dinastías y religiones.

Desde entonces, los embajadores están sujetos a una definición tan clásica como cínica: un perfecto caballero enviado para mentir por su país como un bellaco. Pero el embuste diplomático tiene sus límites. Y cuando llega momento de redactar telegramas para relatar de

Pedro RodríguezPedro Rodríguez