El presidente sirio, Bashar al-Assad (segundo a la izquierda), acompañado de su homólogo ruso, Vladimir Putin (segundo a la derecha), el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu (a la derecha), y el líder de la Fuerzas Armadas sirias, Ali Abdullah Ayyoubb (a la izquierda)
El presidente sirio, Bashar al-Assad (segundo a la izquierda), acompañado de su homólogo ruso, Vladimir Putin (segundo a la derecha), el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu (a la derecha), y el líder de la Fuerzas Armadas sirias, Ali Abdullah Ayyoubb (a la izquierda) - AFP

Mercenarios, instrumento de la guerra de Rusia en Siria

Oficialmente, Moscú no tiene fuerzas de infantería combatiendo en el país asiático: las unidades de mercenarios «actúan bajo intereses privados» y «no están vinculadas al dispositivo militar» del Kremlin

Corresponsal en MoscúActualizado:

Rusia ayuda al régimen sirio con bombardeos de su aviación y de su fuerza naval. El personal miliar adscrito a la operación, por tanto, pertenece a la Fuerza Aérea y a la Armada. Rusia incluye en su dispositivo desplegado en Siria tropas para defender sus bases de Tartús y Jmeimim y mantiene unidades de la Policía Militar que actúan, según los casos, para ayudar en tareas de orden público en las localidades recuperados por el Ejército sirio o, como sucede en los Altos del Golán o Idlib, en misiones de observación y mantenimiento de la paz.

Oficialmente, Moscú no tiene fuerzas de infantería combatiendo en Siria, ya que las unidades de mercenarios de la llamada Compañía Militar Privada (ChVK en sus siglas en ruso) Wagner, según se ha venido repitiendo en los ministerios de Defensa y Exteriores, «actúan bajo intereses privados» y «no están vinculadas al dispositivo militar ruso» en Siria.

Se sabía de su existencia por las fotos colgadas por sus propios combatientes en las redes sociales, pero lo que les puso realmente a la luz fue el encontronazo que tuvieron con fuerzas estadounidenses el pasado mes de febrero en Deir ezzor, en donde sufrieron cuantiosas bajas. Este grupo lo creó el empresario conocido como el «chef de Putin», Evgueni Prigozhin, sancionado la semana pasada por Washington, junto con otras 33 personas y compañías, por sus vinculaciones con el Kremlin. Tres periodistas rusos fueron este verano asesinados en la República Centroafricana cuando intentaban investigar la presencia en este país del grupo Wagner.