Los equipos de salvamento intentan sacar a los niños de entre los escombros
Los equipos de salvamento intentan sacar a los niños de entre los escombros - Reuters
África

Al menos doce personas han muerto, la mayoría niños, al derrumbarse una escuela en Nigeria

Los servicios de salvamento nigerianos han rescatado a más de 50 personas entre los escombros

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Al menos doce personas han muerto, la mayoría de los cuales son niños, y más de 50 han sido rescatadas tras el derrumbe de un edificio de tres plantas que albergaba una escuela en Lagos, según han confirmado las autoridades a EFE. Por el momento se desconocen las causas del accidente.

El colapso del inmueble de tres pisos ocurrió sobre las 10 de la mañana hora local (9 GMT), poco después de que comenzaran las clases. La escuela de educación primaria se encontraba en el último piso del edificio que estaba ubicado en el área de Ita Faji (una parte densamente poblada de Lagos), en el que también había apartamentos residenciales.

Los equipos de rescate trabajan sin descanso para encontrar cuerpos con vida entre las pilas de hormigón y metal. Cientos de vecinos se personaron en el lugar de los hechos poco después del derrumbe y ayudaron a retirar los escombros. El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias, Ibrahim Farinloye, confirmaba la noticia a Reuters sin poder ofrecer demasiados detalles: «Se cree que muchas personas, incluso niños, están atrapadas en el edificio». Se desconoce el número exacto de alumnos que había en el colegio en el momento del derrumbe; pero las autoridades han comunicado que la escuela privada, que estaría operando de manera ilegal, tiene más de 100 alumnos.

Los colapsos de edificios ocurren con frecuencia en Nigeria, debido a la flexibilidad en las regulaciones de construcción, la poca supervisión y a la utilización de materiales de construcción deficientes. En 2016, más de 100 personas perdieron la vida cuando una iglesia se derrumbó en Uyo, al sureste de Nigeria y otro edificio de cinco plantas colapsó ese mismo año en Lago matando a 30 personas. Dos años antes, 116 personas (84 de ellas sudafricanas) murieron cuando un edificio de seis pisos se derrumbó mientras uno de los predicadores pentecostales más conocidos de Nigeria, TB Joshua, se dirigía a sus fieles. Una investigación preliminar señaló que el edificio había sido construido ilegalmente y tenía importantes fallos estructurales.