Los kurdos se preparan para anunciar la victoria sobre Daesh

Los combates se han detenido en las últimas horas para permitir la salida masiva de civiles y de aquellos yihadistas que optan por rendirse

Corresponsal en JerusalénActualizado:

En Baghouz comenzaron los preparativos para declarar la victoria definitiva sobre el último bastión que quedaba en Siria en manos del grupo yihadista Estado Islámico (Daesh).

Los combates se han detenido en las últimas horas para permitir la salida masiva de civiles y de aquellos yihadistas que optan por rendirse y, según los datos ofrecidos por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), milicia liderada por los kurdos que combate con apoyo de Estados Unidos, en las últimas 48 horas han salido 6.000 personas.

Entre ellas hay 500 combatientes que han decidido entregar sus armas y no luchar hasta la muerte, como hacía Daesh hasta la pérdida de Mosul en el verano de 2017. Las cifras aumentan y ofrecen la dimensión de este último gran combate que ha provocado un éxodo de 18.500 personas en apenas un mes.

Del califato que Abu Baker Al Bagdadi, que sigue en paradero desconocido, proclamó en 2014 y que llegó a ocupar ciudades tan importantes como Mosul o Raqqa, apenas quedan unas tiendas de campaña rotas en esta zona remota del desierto que une Irak y Siria.

El número de detenidos crece cada día en las cárceles de la zona kurda de Siria y, pese a los llamamientos para que cada país de origen se haga cargo de sus combatientes y familiares, estos siguen en una especie de limbo legal que, de momento, no tiene solución.

Al otro lado de la frontera, en Irak, hace tiempo que terminaron los combates, pero el legado de Daesh también deja situaciones complicadas.