Dos hombres se saludan en un mercado a unos carteles llamando a votar en el referéndum independentista
Dos hombres se saludan en un mercado a unos carteles llamando a votar en el referéndum independentista - REUTERS

Irak incrementa la presión sobre los kurdos para anular el resultado del referéndum

Una resolución aprobada por el Parlamento solicita al gobierno el despliegue de tropas para recuperar el control de las plantas petroleras

ABC
Actualizado:

Dos días después de celebrarse el referéndum de independencia del Kurdistán, el estado iraquí ha puesto en marcha toda su maquinaria de presión para anular los abrumadores resultados de la votación. Ya desde un primer momento el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, dejó claro que la votación era ilegal y no reconocería los resultados. Tras conocerse las cifras oficiales de la votación (más de un 92% de las papeletas resultaron favorables a la independencia), Al Abadi ha instado a las autoridades kurdas a «cancelar» los resultados del referéndum como requisito previo a un hipotético proceso de diálogo. «No tendremos un diálogo sobre el resultado del referéndum», advirtió el primer ministro en un discurso ante el Parlamento.

No obstante lo tajante de sus palabras, no fueron las más duras que se escucharon en las cortes iraquíes. Ocho partidos turcomanos (una minoría que se concentra en el norte de Irak y recibe el apoyo de Turquía) pidieron la intervención «inmediata» del Gobierno en Kirkuk tras un ataque armado ante la sede del Movimiento Nacional Turcomano en el que falleció una persona. Los otomanos creen que el gobierno debe intervenir para «imponer la seguridad y preservar la convivencia pacífica» en medio de un ambiente de «sectarismo».

Además, el Parlamento en pleno le pidió al primer ministro que envíe tropas a la región de Kirkuk, bajo la jurisdicción del Gobierno Regional del Kurdistán, para tomar control de sus plantas petroleras. «El Gobierno tiene que devolver las plantas petroleras de Kirkuk al Ministerio de Petróleo», reza la resolución aprobada por el Parlamento de Bagdad. Los combatientes kurdos tomaron el control de Kirkuk cuando el Ejército iraquí huyó de la región ante el avance del Estado Islámico, que se hizo con un tercio del país. El rápido avance de los kurdos evitó que las instalaciones petroleras y sus oleoductos cayeran en manos de los milicianos yihadistas.

Tras el referendo sobre la independencia del Kurdistán, Haidar al Abadi lanzó un ultimátum a los dirigentes kurdos para que entreguen al Gobierno el control de los aeropuertos y anunció que en caso contrario prohibiría los vuelos internacionales desde y hacia el Kurdistán en las siguientes 72 horas. Hoy mismo la la compañía aérea egipcia Egyptair anunció la suspensión de sus vuelos con destinos a Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, a partir de este viernes, tras una petición del Gobierno iraquí. La aerolínea libanesa Middle East Airline (MEA) también anunció que suspenderá a partir del viernes sus vuelos a la capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí.