Michael Flynn con Donald Trump
Michael Flynn con Donald Trump

Flynn ocultó al presidente que Putin fue el primero en felicitarle

Reconoció a Comey que su Asesor de Seguridad Nacional no tenía buen criterio

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

El contenido de las conversaciones del exdirector del FBI, James Comey, con el presidente Trump parece no agotarse nunca. Las últimas revelaciones descubren uno de los primeros episodios que protagonizó el recién llegado al Despacho Oval con su polémico Asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, que no pasaría de las tres semanas en el cargo. Según el relato de Comey, el presidente reprochó a Flynn con mucho enfado haberle ocultado durante seis días que Vladímir Putin había sido el primero en llamar para felicitarle por su victoria. El momento fue algo más tenso por el hecho de que el asesor confesó la realidad en el momento en que Trump mantenía una conversación con la «premier» británica, Theresa May, a quien ya había agradecido haber sido la primera en llamar.

Más allá de la anécdota, Comey descubre en uno de sus informes personales, escritos a vuelapluma tras sus encuentros en la Casa Blanca, que la conexión entre Trump y Flynn no era tan estrecha como se suponía. Hasta el punto de que el presidente le confesó que el teniente general no tenía «buen juicio». Lo cual no fue obstáculo para que Trump le pidiese a Comey que dejara de investigar a su Asesor de Seguridad Nacional, quien se vería obligado a dimitir antes de cumplir un mes en el cargo, al desvelarse sus contactos con altos cargos rusos durante la campaña presidencial.

La inquietud que Trump muestra por la investigación de la llamada trama rusa, otra de las afirmaciones de Comey, ha vuelto a reflejarse con la incorporación ayer del exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani al equipo de abogados de la Casa Blanca. Su objetivo, ponerle fin y de forma favorable.