El exdirector de la CIA, John Brennan
El exdirector de la CIA, John Brennan - REUTERS

El exdirector de la CIA se queda sin acceso a datos clasificados

Trump cumple su amenaza con John Brennan, que ha sido muy crítico hacia él

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Hace unas semanas, la portavoz de Donald Trump, Sarah Huckabee Sanders, advirtió de que el presidente de EE.UU. se había planteado revocar las autorizaciones de seguridad que permiten acceder a información clasificada a varios ex altos cargos de la seguridad y de la inteligencia de EE.UU. críticos con su gestión. El asunto levantó polvareda, ya que la decisión de si un ex alto cargo pierde esa facultad no se toma por cuestiones políticas, sino por procedimientos internos de las agencias para las que trabajan. Incrédulo ante esa posibilidad, Paul Ryan, el republicano de más alto rango en el Congreso, aseguró que la amenaza era una simple forma de «provocar» a sus adversario políticos.

Ni provocación, ni simple amenaza. Esta semana, Trump ha empezado a cumplir lo que dijo, y ha retirado esa facultad a John Brennan, ex director de la CIA, y uno de sus azotes en la opinión pública. Sanders leyó este miércoles un comunicado de Trump en el que justificaba la decisión en el comportamiento «errático» de Brennan y en que había abusado de su acceso a información clasificada «para hacer una serie de acusaciones indignantes y sin fundamento».

Brennan fue uno de los altos cargos de la CIA que firmó un informe en enero de 2017, justo cuando Trump llegaba a la Casa Blanca, en el que se concluía que Rusia interfirió en las elecciones presidencialespara beneficiar a Trump y perjudicar a Hillary Clinton, lo que contribuyó a la actual investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa.

Brennan podría ser el primero de una purga de acceso a secretos de altos cargos, que podría afectar a James Clapper, exdirector nacional de inteligencia, y Susan Rice, exasesora de seguridad nacional. En un primer momento, la Casa Blanca negó que la decisión tuviera motivación política. Pero, en una entrevista con «The Wall Street Journal», e l presidente reconoció que sufre una «caza de brujas», liderada por Brennan, entre otros, por lo que apartarle de la información clasificada «era algo que había que hacer».