El emocionante reencuentro 24 años después de una madre con su hija secuestrada por narcotraficantes

La mujer subió fotografías de la niña desaparecida, que, ya convertida en adulta, fue capaz de ponerse en contacto con ella

ABC
Actualizado:

Es una historia tan sorprendente que parece más propia de una película que de la vida real. Un madre argentina, incapaz de aceptar la desaparición de su hija, que fue secuestrada en 1995, decidió abrir una página en Facebook para enviar mensajes y subir fotografías, todavía con la esperanza de volver a verla. La niña, que sobrevivió y se hizo adulta, se reconoció en las imágenes colgadas en la red social y decidió ponerse en contacto con la mujer. El resultado es un reencuentro entre madre e hija 24 años después de que el rastro de la menor se esfumase, informa el diario «Clarín».

«Hola, hija. Quiero que sepas que te sigo buscando. Te arrebataron de mi vida cuando tenías 4 años, ahora tenés 28, nacista el 4 de enero de 1991 en el hospital Vélez Sarsfield, tal vez te sientas identificada con las fotos que voy a poner. Te parecer mucho a mí, y a tus tíos, tu nombre verdadero es Marina Fernanda Aragunde, te decían Culi, ese era tu apodo», se puede leer en uno de los mensajes que la madre publicó en Facebook, una publicación acompañada de varias fotografías. Mostrar esas imágenes resultó clave para dar con su hija, dado que la niña, que fue secuestrada por unos narcotraficantes que deseaban vengarse de su padre y abuelo, también implicados en actividades delictivas y luego encarcelados, tenía un nuevo nombre: Valeria.

Durante una intervención de la televisión argentina, como recuerda «Clarín», la joven Marina explicó cómo había vivido el reencuentro con su madre: «La primera vez que la vi fue demasiado fuerte. Estaba sentada en el bulevar Oroño. La veo venir caminando y es como que se completa el alma. Son recuerdos que vienen. No me acordaba de ella. Se me venían figuras de cuerpo, pero no las caras. Sí cuando le vi las manos, con el roce y con todo. Fue muy fuerte».

Aunque por el momento el deselance de esta historia parece ser feliz, ambas mujeres han recibido amenzadas. Sin embargo, parece improbable que vuelvan a separarse.