El «crimen de la ballesta» revela una secta sexual obsesionada con la alquimia y el medievo

Según las pesquisas policiales, el hombre se comportaba como un «líder tiránico» con las cuatro mujeres que, junto a él, aparecieron muertas en Alemania el domingo

Actualizado:

No está listo todavía, por ejemplo, el resultado de la autopsia que determinará las causas de la muerte de las dos mujeres cuyos cuerpos aparecieron en un apartamento a 600 kilómetros del resto de las víctimas del denominado «crimen de las ballestas» y cuyos cadáveres no presentaban signos de violencia externa. Pero sí ha quedado ya claro gracias a los testimonios de familiares y conocidos que Torsten W., el líder del grupo, había conocido a las mujeres durante entrenamientos de deportes de combate, las había aficionado a la alquimia y las había ido separando de sus círculos de amistades y familiares. Los padres de la más joven de ellas, Carina, de 19 años, han reconocido que era depresiva y recibía tratamiento psiquiátrico hasta que conoció a Torsten, rompió con la terapia y se marchó de la casa de sus padres.