La corrupción de Kirchner salpica a las Madres de la Plaza de Mayo

Según el «financista arrepentido» llenaron la cuenta de la fundación «Sueños Compartidos» con dinero ilícito

Actualizado:

Ernesto Clarens, el llamado «financista arrepentido», confesó al juez federal, Claudio Bonadío, el nombre de un centenar de empresas que pagaban religiosamente al por entonces matrimonio presidencial por medio de sus subordinados. Clarens, en su declaración, confirmó la entrega de treinta millones para los proyecto urbanísticos de Hebe de Bonafini, la titular de la asociación de Madres de Plaza de Mayo, procesada por apropiación indebida y malversación de fondos públicos.