Aspecto que presenta la zona acordonada en Salisbury, donde fueron hallados inconscientes Skripal y su hija
Aspecto que presenta la zona acordonada en Salisbury, donde fueron hallados inconscientes Skripal y su hija - Afp

Despliegan a casi 200 militares para la investigación sobre el exespía ruso envenenado

Un total de 21 personas han sido tratadas hasta ahora como consecuencia del ataque a Sergei Skipral y su hija

Unos 180 uniformados, aviones y vehículos ayudan a los varios cientos de agentes desplegados

Corresponsal en LondresActualizado:

A los cientos de agentes que trabajan en la investigación sobre el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal se unieron este viernes 180 militares del Ejército británico. En esta numerosa partida que se desplegará en Salisbury participarán desde marines hasta miembros de la Fuerza Aérea Británica (RAF). Entre ellos figuran expertos en labores de descontaminación, en armamento químico avanzado e incluso en desactivación de bombas. Todos llegados de diversos laboratorios de varias partes del Reino Unido. Además, Defensa envió 18 vehículos especiales para ayudar a evacuar locales y personas que hayan entrado en contacto con el gas nervioso utilizado.

Buscarán cualquier rastro a lo largo de toda la ciudad, aunque el principal foco de atención sigue estando en la casa de Skripal, donde varios medios británicos apuntan que pudo haber tenido lugar el envenenamiento. Scotland Yard, en un comunicado, explicó que «no hay evidencia de que haya riesgo alguno para la salud pública» y que no hay por qué alarmarse, ya que «el Ministerio de Defensa ayuda regularmente a los servicios de emergencia y a las autoridades locales en el Reino Unido». Muchos de los militares, aclara el escrito, estarán trabajando entre bastidores y prestando ayuda a la Policía con tareas relativamente sencillas, como asegurar ciertos lugares y retirar objetos, ambulancias incluidas, para su descontaminación.

La ministra del Interior, Amber Rudd, visitó este viernes la zona y

Sergei Skripal, en 2006
Sergei Skripal, en 2006- Reuters

confirmó que el estado del exespía y de su hija siguen siendo muy grave. Sin revelar más datos acerca del veneno utilizado en este intento de asesinato, Rudd volvió a pedir paciencia y «dejar trabajar» a las autoridades en una investigación que se centra en encontrar el por qué del ataque y en reconstruir los últimos pasos de Skripal y su hija, que ya se sabe estuvieron en un pub y un restaurante cerca de donde ambos perdieron el conocimiento. Según Valery Morozov, un exiliado ruso, en declaraciones a la BBC, Skripal no habría dejado de trabajar en el exilio en Gran Bretaña y habría ejercido labores de ciberseguridad, aunque no confirmó si para los servicios de inteligencia británicos o en el sector privado.

Así las cosas, la Policía reveló que 21 personas han sido tratadas como consecuencia del ataque, entre ellas el exespía y su hija y el sargento Nick Bailey, que también continúa ingresado en estado grave, aunque mejora poco a poco e incluso, explicó Rudd, «puede conversar de forma normal con la gente».

Por su parte, con todo desparpajo, este vierneayer la embajada de Rusia en Reino Unido lamentó que el Gobierno británico no comparta con el Kremlin la información de este intento de asesinato.