Un grupo de soldados nazis ante un prisionero arrodillado en Sachsenhausen
Un grupo de soldados nazis ante un prisionero arrodillado en Sachsenhausen - EFE

A la caza de los últimos nazis de Sachsenhausen, Gross-Rosen y Mittelbau

Un equipo de 20 personas busca en todo el mundo a criminales que trabajaron en campos de concentración. Detectan 30 casos al año

AlemaniaActualizado:

Más de siete décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial, la búsqueda de criminales nazis en Alemania y en el extranjero continúa. Un equipo de 20 personas, entre ellos siete fiscales, llevan a cabo investigaciones preliminares en el extranjero y detecta al año unos 30 casos, que transmite a las fiscalías competentes, ya sea de personas residentes en Alemania o en otros países.

La deportación de Estados Unidos a Alemania de un ex miembro de las SS, Jakiw Palij, a sus 95 años, ha sido su última victoria, pero la probabilidad de encontrar sospechosos aún vivos disminuye drásticamente con los años, según constata el fiscal superior Jens Rommel, que dirige la Oficina Central de Administración de Justicia para Aclarar Crímenes Nacionalsocialistas, ubicada en Ludwigsburgo.

Cuánto tiempo continuará con su tarea de búsqueda este organismo encargado de esclarecer los crímenes nazis, es una pregunta que deberá responderse a nivel político, sostiene Rommel.

Sin embargo, aunque en algún momento se dé por terminado su trabajo seguirá siendo posible la apertura de nuevos procesos judiciales ya que los crímenes no prescriben, recuerda.

Después de que aparecieran el pasado año varios casos relacionados con los antiguos campos de concentración de Ravensbrück, Mauthausen y Buchenwald y se entregara la información a la Fiscalía, este año se intenta buscar responsables de las atrocidades nazis especialmente en Sachsenhausen, Gross-Rosen y Mittelbau.

El asesinato o complicidad en el asesinato puede probarse más fácilmente si el sospechoso formó parte de la organización de un campo de concentración, explica Rommel. Además, los nazis eran relativamente jóvenes allí en ese momento, lo que aumenta la probabilidad de que aún sigan vivos, agrega.

Sólo la fiscalía responsable, ya sea del lugar del antiguo campo de concentración o del lugar de residencia del sospechoso, puede presentar cargos.

En la mayoría de los casos, no se les acusa porque los presuntos autores tienen más de 90 años y por lo general ya no están en condiciones de ser juzgados.

Sin embargo, actualmente hay cuatro casos pendientes contra antiguos guardias de campos de concentración: dos en Münster, uno en Frankfurt y uno en Mannheim.