Varias mujeres participan en el «tetazo», una protesta contra la prohibición de hacer «topless» - EFE

Las argentinas que protestan con el pecho desnudo contra la «cosificación» del cuerpo de la mujer

«Las chicas» dudaban sobre el comportamiento a seguir, pero no transcurrió mucho tiempo hasta que se pusieron de acuerdo y, a la de «una, dos y tres» se quitaron el «corpiño»

CORRESPONSAL EN BUENOS AIRESActualizado:

La idea original de manifestarse con los pechos al desnudo, era protestar por la prohibición de hacer toples en la playa pero el resultado final fue, además del previsto, una cadena de insultos contra los hombres (mirones y no mirones) y demandas de causas políticas que poco tenían que ver con el bautizado «Tetazo Nacional».

Unas seiscientas personas se manifestaron a media tarde en el Obelisco, emblema de la capital argentina. Los primeros en llegar, paradójicamente, fueron hombres. Unos como gesto de solidaridad y otros para aprovechar la ocasión y darse un baño de «voyerismo». Al principio, con cierta timidez, «las chicas» dudaban sobre el comportamiento a seguir, pero no transcurrió mucho tiempo hasta que se pusieron de acuerdo y, a la de «una, dos y tres» se quitaron el «corpiño» (sujetador). Entonces, comenzó la ronda al Obelisco, el monumento, ironías de la convocatoria, más fálico de la capital argentina.

EFE
EFE

No todas las manifestantes se animaron a mostrar el busto. Es el caso de la diputada Victoria Donda, denostada en el Congreso por, en una ocasión, dar de mamar a su bebé y por su vestuario (llevaba escote pronunciado). Sus compañeros de escaño no dudaron en silbarla y faltarle al respeto con gritos y expresiones soeces. Los más escandalosos —por lo del escote— fueron los de «las bancas» del supuesto progresismo del Frente para la Victoria que lidera la ex presidenta Cristina Fernández. Donda, hija recuperada de detenidos desaparecidos durante la dictadura, reclamó «una sociedad democrática y libre donde se respete el derecho de las mujeres. Tenemos que tener los mismos derechos que los hombres».

Los carteles de las manisfestantes, algunos con leyendas pintadas en torso, espalda y rostro, exigían, «Abajo el machismo», «la teta que molesta es la teta que no vende», «las muestro caídas para levantar mis derechos». Este último, en una sociedad donde las mujeres acuden con frecuencia al cirujano plástico y cuidan en extremo su figura no tenía mucha razón ser menos cuando la mayoría de las manifestantes eran mujeres jóvenes aunque las había entradas en los 50.

En el «totum revolutum» que se convirtió la ronda en torno al Obelisco hubo consignas reiteradas como «Afuera, macho afuera». Los que lograron ser uno más entre las mujeres, en buena medida, lo hicieron ataviados con «corpiños» sobre sus pechos.

Antes de que las mujeres fueran más, algunas lamentaban de que en «el tetazo lo que más vengan sean hombres». Durante toda la convocatoria los comentarios repetidos destacaban la mala suerte de pertenecer a una sociedad retrógrada que «se escandilza en la playa por hacer toples».

La mecha que prendió fuego a esta manifestación sucedió hace unos días en una de las playas de Necochea, en la provincia de Buenos Aires. La policía instó en varias ocasiones a un grupo de mujeres a cubrirse los pechos y terminó retirándolas de la playa por hacer «nudismo» (estaban sin la parte de arriba del bikini), después de que unos bañistas se quejaran.