Lista

Cinco lugares para no perderse en Conil

Por Tamara Ariza,

Cinco lugares para no perderse en Conil

La localidad marinera de Conil puede presumir de tener una de las mejores lonjas de pescado de Europa. La técnica de captura y de manipular el pescado a bordo de las embarcaciones permite que la calidad del producto sea la mejor y se extienda por más tiempo, de ahí que se haya convertido en todo un referente a nivel internacional. Pero si nombrar el pescado de Conil ya es sinónimo de calidad y frescura, ¿qué decir de los productos de su huerta? Su cercanía al mar y el clima tan favorable aportan un sabor y una textura especial a sus verduras y hortalizas. Hasta un total de sesenta especialidades distintas se cultivan en sus zonas rurales donde, además, también existen pequeñas explotaciones ganaderas destacando los productos del cerdo como los chicharrones, morcillas, butifarras o carne en general.

En definitiva, probar la gastronomía local de Conil es un placer para el paladar por su rica variedad y su altísima calidad y frescura. Si a ello le sumamos el encanto de un pueblo marinero de casas blancas que se alza a orillas del Atlántico no hay excusa para no visitarlo y comer en cualquiera de sus restaurantes. Porque si amplia es la variedad gastronómica, más amplio es el abanico de ofertas hosteleras que salpican tanto su centro histórico como los parajes naturales de sus acantilados y calas. Te proponemos cinco lugares de diferentes estilos donde prima, sobre todo, la calidad del producto pero, además, tienen el valor añadido del encanto del entorno.

Francisco Fontanilla

fontanilla1

Su terraza es un auténtico balcón al Atlántico y su cocina es el mar hecho gastronomía. Ubicado en un una de las mejores playas de la costa gaditana, La Fontanilla, sus especialidades son los pescados y mariscos, cuidadosamente seleccionados cada día en la lonja conileña, priorizando la disponibilidad del producto. Este mimo por la calidad se extiende también a los productos de la huerta y las carnes de la zona.

Surtido de crudos con sashimi toro, tartar, tataki y sashimi de lomo

Surtido de crudos con sashimi toro, tartar, tataki y sashimi de lomo.

En su carta cobra especial protagonismo el atún rojo de almadraba, presentado en un sinfín de elaboraciones tanto en frío como en caliente. Destacan el surtido de crudos con sashimi toro, tartar, tataki y sashimi de lomo, los daditos de atún picante con guacamole, algas y chocolate, calamar relleno de atún con muselina de ali-oli de salmón, ceviche de atún con crema fría de espárragos y salsa teriyaki o salmorejo de atún marinado y crocanti de almendras. En su expositor de pescado fresco suele haber urtas, bocinegros, pargos, doradas, borriquetes, lenguados, pez limón o salmonetes.

Dirección: Camino de las Fontanilla s/n.

Venta Melchor

melchor1

Enclavada en la zona de El Colorado esta venta abrió sus puertas en el año 1960 para alivio y descanso de viajeros, ya que se encuentra a pie de carretera. La privilegiada situación en el centro de la huerta de Conil propició una cocina tradicional, casera y familiar, ligada a la cuchara, con platos de verduras y caza autóctonas y pescados del favorecido litoral. A día de hoy la venta presenta un aspecto totalmente renovado, con un estilo muy actual, aunque con toques vintage que recuerdan el ambiente rústico de las ventas típicas de la provincia.

Ensalada de Calamares de Potera en suave escabeche de Naranja, uno de los clásicos de esta Venta

Ensalada de calamares de potera en suave escabeche de naranja, uno de los clásicos de esta Venta.

El gusto por la cocina hogareña ha hecho que Venta Melchor sea, en la actualidad, la referencia culinaria en la zona de la Janda, donde se puede degustar desde unos alcauciles con habas y chícharos de temporada, hasta el premiado V Sinfonía de Atún de Almadraba, abarcando un amplio espectro gastronómico que se ajusta a los excepcionales productos que ofrecen la huerta y el litoral de Conil a lo largo de todo el año.

Dirección: Carretera N-340, Km 18. El Colorado

El Roqueo

roqueo1

Con unas imponentes vistas de la playa del mismo nombre, el restaurante El Roqueo es uno de los lugares más emblemáticos de Conil. Bajo la batuta de José Sánchez, reconocido cocinero y autor de varios libros de cocina, sus fogones ofrecen una carta de mercado, con una cocina andaluza que mezcla recetas de siempre con nuevas tendencias creativas.

Arroz con carabineros, una de las especialidades de la casa.

Arroz con carabineros, una de las especialidades de la casa.

En su carta priman los pescados y mariscos de la zona con los que se elabora la auténtica cocina conileña, actualizada y versionada, sin descuidar las carnes y los postres. Algunas de las sugerencias son carpaccio de gambas con cítricos, revuelto de ortigas de mar con gambas, croquetas de carabineros rebozadas en pan de gambas con jugo de rabo de toro, sus diferentes arroces, hasta 12 platos distintos de atún rojo de almadraba y, por supuesto, los pescados de Conil a la plancha, a la sal, a la espalda o fritos. Los amantes de la carne también pueden saborear entrecot o solomillo de ternera retinta de La Janda

Dirección: Calle El Roqueo, dirección Fuente del Gallo

El Escondite

escondite1

En el laberinto de callejuelas del casco histórico de Conil, este coqueto bar es uno de esos lugares con encanto que presenta un divertido ambiente joven y desenfadado, propio de la Costa de La Luz. Su carta está llena de imaginativos platos, que tienen como base productos de la zona, elaborados con un sorprendente derroche de creatividad.

Salmorejo con helado de alcauciles, una sorprendente fusión.

Salmorejo con helado de alcauciles, una sorprendente fusión.

Es el caso del atún con canela y mandarina, salmorejo con helado de alcauciles, carpaccio de atún ahumado con helado de wasabi, ensalada “escondite”, dados de retinto, tabla de quesos, tartar de atún con gelatina de Gin&Tonic o su hojaldre de manzana con helado de cerveza Maier.

Dirección: Calle Herreria, 11.

Paralelo 38

paralelo1

Es un local sencillo pero muy acogedor. Se ubica en una antigua bodega en pleno corazón del casco histórico de Conil, donde lo que prima es la calidad del producto ensalzando la gastronomía local. Dado que su propietario, Pablo Núñez, procede de familia bodeguera, el establecimiento está inspirado en los típicos tabancos jerezanos, tabernas donde se sirven vinos a granel directamente de las botas.

Ventresca de espada a la brasa con puré de calabaza cítrico.

Ventresca de espada a la brasa con puré de calabaza cítrico.

En cuanto a su carta, una de sus especialidades es el atún rojo de almadraba, de hecho, este establecimiento ha ganado en los últimos años varios premios en las diferentes ediciones de la Ruta del Atún de Conil con tapas como la ventresca de atún con polvo de langostinos de Sanlúcar y aire de algas o la ventresca con bombón de su corazón y crema de alcachofas de Conil. Además ofrece un menú degustación dedicado al atún rojo de almadraba para dos personas en el que se pueden saborear distintas partes de este manjar del mar. No se quedan atrás los pescados de roca preparados a las mil maneras, ni las carnes, de cerdo ibérico de Los Pedroches y retinto de La Janda.

Dirección: Calle Prieta, 2.