Reportaje

El Cuartel del Mar, un espacio creado para disfrutar

Por Salva Moreno,

En una privilegiada ubicación, junto a la Torre del Puerco de la chiclanera playa de La Barrosa, El Cuartel del Mar está concebido para disfrutar de la gastronomía, la cultura y el ocio. Ocupa el espacio de un antiguo cuartel de la Guardia Civil, de ahí el nombre, y desde su terraza se disfruta de unas vistas espectaculares. Perteneciente a Azotea Grupo, con José Manuel García a la cabeza, tiene como jefe de cocina al gijonés Manuel Berganza, con Mikel Badiola de segundo.

Habitual veraneante en Chiclana, José Manuel García ganó el concurso en el que se otorgaba la concesión de este espacio. Paula Rosales fue la arquitecta encargada de rehabilitar un lugar que llevaba décadas sin uso, en un “proyecto de arquitectura y de restauración muy respetuoso con el entorno. Se ha respetado la estética del edificio y se le ha integrado mucho en el ambiente”, afirma la directora de Comunicación de Azotea Grupo, María Fernández.

El Cuartel del Mar, proyecto de Azotea Grupo en la playa de La Barrosa de Chiclana. | Foto: Cedida.

Añade Fernández que “la calma del lugar se ha trasladado al interiorismo de Alejandra Pombo, que juega con formas orgánicas como las lámparas que parecen esas piedras redondeadas por el mar tras muchos años de mareas. En cuanto al paisajismo, las chicas de Rent a Garden han contado con especies locales que dan una uniformidad a la zona”.

El restaurante está junto a la Torre del Puerco de la playa de La Barrosa. | Foto: Cedida.

Siendo un restaurante, la gastronomía será la gran protagonista. Pero en El Cuartel del Mar se le otorga un papel importante a la cultura. Y para la programación de sus actividades se ha contado con el reconocido artista local Antonio Vela. “Habrá exposiciones de pintura y de fotografía, la primera está programada para el 25 de junio, y también nos gustaría que hubiera talleres semanales con artesanos de la zona”, recalca María Fernández.

Oferta gastronómica

El Cuartel del Mar es, ante todo, un restaurante, y esa será su actividad principal. Manuel Berganza está al frente de la cocina. Natural de Gijón y formado en Bilbao, dio sus primeros pasos profesionales de vuelta a su ciudad natal en los fogones de Ciudadela, “donde aprendí a cocinar de verdad”. Sergi Arola le reclamó para sus negocios en Madrid, pasando con él casi nueve años hasta que unos zaragozanos le propusieron cruzar el charco y comenzar un nuevo proyecto en Nueva York: Andanada.

Manuel Berganza, en la terraza del restaurante.

Su abuelo era de Nueva York, así que la aventura le apetecía y no se lo pensó. “Siempre había tenido ganas de ir allí. En Andanada, que era un restaurante de comida española en el Upper West Side, nos dieron la estrella Michelin el segundo año sin buscarla. Nos ayudó a abrirnos a toda la ciudad”. Pocos años después le llegó una nueva propuesta, cruzando el globo ahora para aterrizar en Singapur con el Tapas Club. Tras conocer a José Manuel, que le ofreció entrar en su grupo, volvió a España y ahora recala en El Cuartel del Mar.

Albóndigas de parpatana.

“Hemos hecho una carta (completa en este enlace) en la que tratamos de transmitir a los comensales la misma emoción que sentimos nosotros cuando recibimos los extraordinarios productos que tenemos aquí”. Verduras de Conil, pescado de Pescadería Ricardo y carne de Caníbal, además del atún de Gadira, forman la base de su oferta, complementada con una carta de vinos en la que hay buena presencia de los caldos locales y el pan de La Cremita.

Además, en El Cuartel del Mar se le da un importante espacio a la coctelería de la mano del reputado mixólogo Luca Anastasio, con tragos largos y refrescantes adaptados a las necesidades del verano chiclanero.

Tartar de lomo de atún marinado en garum de anchoa.

Berganza dice que “no quería hacer una carta totalmente diferente a lo que se estila por la zona porque es lo que la gente viene buscando, pero sí quería darle mi toque personal. Tenemos un apartado para el atún, con platos como la tosta de atún confitado en manteca y trufa, el tartar de lomo marinado en garum de anchoa, o las albóndigas de parpatana en tomate. Además, yo creo que este es un lugar para tener muchos fuera de carta, tanto de pescados como de carne”.

Añade el jefe de cocina que “creo que es una buena carta base para tener siempre algo que escoger. Es variada, no es fácil cansarse y encuentras verduras, frituras, carne y pescado. Puede servirte tanto para comer un primero y un segundo como para pedir varios entrantes y terminar con un arroz o un pescado al centro”.

Inicia así El Cuartel de Mar su primer verano en la costa de Chiclana. Tiene los ingredientes necesarios para convertirse en un lugar de referencia en el que relajarse y disfrutar de toda la oferta que Azotea Grupo incluye en esta su primera incursión gastronómica en Andalucía, aunque ya tienen otro proyecto en marcha en Sevilla.