Reportaje

La receta de la pierna de cordero lechal con patatas al horno

Por Gurmé Cádiz,

Hoy compartimos con ustedes una de esas recetas que se preparan en ocasiones especiales. Pero no por la dificultad de ejecución que acarrea, sino porque esta es una de esas elaboraciones para hacerlas con mucho mimo, a fuego lento, y actualmente de lo que más disponemos es de eso, de tiempo libre. Así que pongámonos manos a la obra y centrémonos en esta pierna de cordero lechal con patatas al horno. Tan solo escuchando su nombre se nos hace la boca agua.

Todo comienza la noche antes, marinando la carne en una mezcla de especias que seguro no deja indiferente a nadie. Al día siguiente el asado debe estar durante tres horas en el horno, pasando por distintas fases de temperaturas y posiciones. Pero no preocuparos porque aquí os daremos todos los tiempos, temperaturas y trucos para que este plato os quede en su punto perfecto. Además, le añadiremos una guarnición de patatas y verduras que las iremos haciendo en conjunto con el cordero para que se impregnen de todo su sabor y aroma.

Algunos de los ingredientes que usaremos para la pierna de cordero lechal al horno.

Comenzamos por los ingredientes. Una pierna de cordero lechal, tres patatas medianas, una cebolla grande, un tomate maduro, un pimiento verde, un pimiento amarillo o rojo, un limón, un vaso de manzanilla, agua, pimienta recién molida, aceite de oliva y sal. Para el marinado utilizaremos salsa de soja, miel, tomillo, pimienta en grano, pimentón dulce y picante, comino, cúrcuma, nuez moscada, dos clavos, dos ajos y sal.

Las verduras y las patatas, listas para su uso.

Para hacer la pierna de cordero, lo primera que haremos es marinarla. En un mortero, ponemos en el fondo una pizca de sal para evitar que los ingredientes resbalen al machacarlos. A continuación añadimos los clavos, unos diez granos de pimienta y machacamos bien. Cuando están bien machacados, echamos los dientes de ajo y le damos fuerte al mortero hasta que queden hechos una pasta.

Vertemos el resto de las especias al gusto de cada uno, en este caso hemos optado por media cucharadita de café de cada una de ellas. Añadimos otra cucharadita de miel y un buen chorro de soja. Removemos bien hasta que todos los ingredientes queden bien integrados. Y ya tenemos lista la marinada.

La pierna, con los cortes hechos.

Ahora le hacemos tres cortes a la pierna de cordero, sin que lleguen al hueso, para que las especias se impregnen bien en la carne. Embadurnamos bien la pierna con la marinada y dejamos reposar en el frigorífico hasta el día siguiente. Si no disponemos de tanto tiempo, con que la pierna esté unas cuatro horas con esta mezcla de especias, no será lo mismo, pero será suficiente para que la carne absorba los aromas.

La pierna, ya impregnada con la marinada.

Al día siguiente, o cuando vayas a comenzar el asado, saca el cordero unas horas antes para que la carne se atempere y precalienta el horno a 140ºC. Reserva la marinada restante. Engrasa una bandeja de horno con un poco de aceite de oliva.. Espolvorea sal por ambos lados de la pierna y vierte en la bandeja un vaso de agua. Introdúcela en el horno a altura baja. Mantenemos en el horno 30 minutos.

Las verduras y las patatas de la receta.

Mientras la pierna se va haciendo vamos a preparar las verduras. Pela las patatas y córtalas en gajos de bocado. Pela las cebollas y córtalas en cuadraditos. Lava los tomates y pártelos en cuartos. Trocea en daditos los pimientos verde y amarillo o rojo. Pon todas las verduras en un bol o bandeja grande, échales un poco de sal, aceite de oliva, pimienta y también la marinada que habíamos utilizado para la carne y que habíamos reservado. Mezclarlo todo.


Una vez pasados los 30 minutos, sacamos del horno la pierna de cordero, le damos la vuelta y mantenemos en el horno otros 30 minutos por el otro lado. A la hora ya tendremos la primera parte del asado hecha, sacamos la pierna del horno, vertemos las verduras en la bandeja y colocamos sobre ellas el cordero.

La carne ya con la verdura añadida.

Vertemos sobre la pierna y las verduras el vaso de manzanilla y el jugo de medio limón y volvemos a introducir en el horno por 30 minutos. Pasado este tiempo le damos la vuelta a la pierna y rectificamos de líquido si fuese necesario. Y volvemos a introducir en el horno por otros 30 minutos.Ya llevamos 2:30 horas desde que empezamos a hacer el asado y ahora es el momento de subir la temperatura del horno a 200ºC, poner la pierna con la piel hacia arriba e ir controlando que se vaya dorando, porque cada horno es un mundo. Una vez que veamos que la piel está doradita, ya tenemos el asado terminado.
¡¡¡A servir en mesa y a disfrutar!!!

Pierna de cordero lechal con patatas, lista para degustar.