Reportaje

Nueva apertura: La Cepa Gallega, vuelven las tertulias a la calle Plocia

Por Tamara Ariza,

A Bernardo Cruz le brillan los ojos al recordar cómo descubrió La Cepa Gallega, fue hace ya doce años, cuando decidió abrir junto a su mujer, Sophie Sjodahl, el restaurante italiano Usodimare en la misma calle Plocia.

Durante el año y medio que duraron las obras de remodelación del local, este pequeño ultramarinos fue su punto de encuentro, su vía de escape, su “paño de lágrimas” cuando las cosas no siempre salían bien y el lugar donde forjó buenas amistades en sus comienzos en la capital gaditana. Es por ello que “durante este tiempo que La Cepa Gallega ha estado cerrada, me daba un vuelco al corazón cada vez que pasaba por delante”.

Bernardo Cruz junto a dos de sus camareros, regentan la barra de este típico negocio.

Bernardo Cruz junto a dos de sus camareros, regentan la barra de este típico negocio.

Al principio no se atrevía a coger las riendas de este pequeño establecimiento tan señero y con tanta historia, hasta que finalmente, a propuesta de sus anteriores propietarios, ha decidido dar un paso al frente y, a día de hoy, La Cepa Gallega vuelve a ser lo que era, exactamente igual, con el mismo mostrador de mármol desgastado, los mismos barriles que hacen las veces de mesas, las mismas vitrinas, los mismos productos e incluso la misma clientela, parroquianos fieles que se reúnen al mediodía para arreglar el mundo con un vaso de vino y una tapa de queso, chacinas o selectas conservas.

En su expositor se muestran productos de calidad tanto para llevar como para degustar en sus mesas.

En su expositor se muestran productos de calidad tanto para llevar como para degustar en sus mesas.

En La Cepa Gallega no ha cambiado nada, “es algo que yo tenía claro cuando me hice con el local” asegura Bernardo. De hecho “el mero hecho de pensar que esto lo podía coger alguien que lo tirara todo y que lo hiciera todo nuevo me hizo reflexionar y eso fue lo que me impulsó a dar el paso para cogerlo” señala.

El establecimiento recibió la Medalla del Trimilenario en el año 2013.

El establecimiento recibió la Medalla del Trimilenario en el año 2013.

El local conserva la esencia de los ultramarinos de antaño donde el cliente puede comprar los selectos productos para llevarlos a casa, o bien degustarlos en el momento acompañados de un vaso de vino o una cerveza bien fría.

Entre sus selectas conservas podemos encontrar las mejores anchoas del Cantábrico.

Entre sus selectas conservas podemos encontrar las mejores anchoas del Cantábrico.

Bacalao desmigado, chicharrones especiales, chorizo picante, quesos de la Sierra, chacinas de primera calidad, conservas de atún de Barbate o las mejores anchoas del Cantábrico maridan a la perfección con una ingente cantidad de referencias de vinos, muchas de ellas del marco de Jerez, aunque también ofrecen tintos con nombres propios de toda la geografía española y vermut de barril para ir abriendo boca con un aperitivo.

Papelón de queso de la Sierra de Cádiz.

Papelón de queso de la Sierra de Cádiz.

Como novedad en esta nueva etapa La Cepa Gallega también ofrece jamones de Extremadura, tierra natal de Bernardo, quien no quiere desaprovechar la oportunidad de hacer un poco de patria en este pequeño rincón gaditano con un producto de primera calidad.

La novedad en esta nueva etapa son los jamones de Extremadura, tierra natal de su nuevo propietario.

La novedad en esta nueva etapa son los jamones de Extremadura, tierra natal de su nuevo propietario.

Pero quizá lo más importante de La Cepa Gallega no sea su aspecto gastronómico, sino su condición de punto de encuentro, lugar de tertulia y reunión de amigos. “Mi mayor empeño es que todas las personas que venían antes, sigan teniendo este local como lugar de referencia para reunirse. Me daría mucha satisfacción saber que esto sigue siendo el punto de encuentro de muchos amigos” concluye Bernardo.

La Cepa Gallega es lugar de reunión y tertulia entre amigos.

La Cepa Gallega es lugar de reunión y tertulia entre amigos.