Actualidad

La Venta Andrés invita a desayunar a los camioneros por su trabajo en el confinamiento

Por Salva Moreno,

La Venta Andrés, en el kilómetro 17 de la autovía que une Jerez, término al que pertenece, y Los Barrios, es una de las más populares de la provincia. Con la entrada de la provincia en la fase 2 del desconfinamiento, hoy ha vuelto a abrir sus puertas. Y lo hace de una manera muy especial. Durante toda la semana, hasta el viernes, invitará a desayunar a los camioneros que decidan visitarles.

Quique Ortega es el propietario de la Venta Andrés. Recuerda que se le ocurrió la idea cuando estaban limpiando la zona cercana a los aparcamientos. “Vimos unos camiones y se me vino a la cabeza. Pensé que podíamos tener este detalle con ellos por todo el trabajo que han estado realizando durante el confinamiento. Son clientes nuestros y tenemos que agradecerle de alguna manera todo lo que han hecho”.

La Venta Andrés, en Medina Sidonia junto a la autovía A-381.

Reconoce Quique que el día de su regreso no ha sido muy concurrido, “pero aún así hemos tenido bastantes clientes. Los camioneros a los que les decíamos que no tenían que pagar se sorprendían y nos lo han agradecido muchísimo. Incluso uno grabó un vídeo contándolo y lo ha enviado a sus contactos, dice que tiene 15.000 seguidores, la mayoría camioneros, así que espero que no vengan todos porque nos arruinan”, comenta riendo.

No han sido fáciles estas semanas con las puertas cerradas por obligación. Quique tuvo que cesar su actividad y enviar a ocho empleados al ERTE, del que ahora ha rescatado de momento a cuatro. “Hemos tenido que seguir pagando impuestos y los gastos habituales del local. Además, los seguros sociales de los meses anteriores. Ha sido un gasto importante”.

Ahora, Quique espera que el boca a boca funcione con rapidez y sus clientes habituales vayan regresando a la Venta Andrés. Allí encontrarán cambios, por supuesto. La barra, tan demandada antes, ahora no puede usarse. En los salones interiores hay quince mesas,  que se unen a las diez de la terraza. Y por supuesto, las medidas sanitarias no pueden faltar. Todo lo necesario para garantizar la seguridad de comensales y trabajadores.