Actualidad

Tío Pepe Cuatro Palmas, ‘Champion of the Champions Trophy’

Por Gurmé Cádiz,

Tío Pepe Cuatro Palmas se ha convertido en el Mejor Vino del Mundo al lograr el “Champion of Champions Trophy” del International Wine Challenge. Considerada como la gran cita con el vino a nivel internacional, este concurso celebrado en Londres reúne las mejores referencias de todo el planeta que compiten para convertirse en el mejor vino del mundo. En la 36ª edición, su jurado ha valorado su calidad y singularidad.

El enólogo de González Byass, Antonio Flores, con el Tío Pepe Cuatro Palmas.

El enólogo de González Byass, Antonio Flores, con el Tío Pepe Cuatro Palmas.

La personalidad de este Amontillado Muy Viejo está definida, según la bodega, por “rasgos únicos e irrepetibles, que muestra la capacidad de la Palomino Fino para envejecer con elegancia y nobleza”. Desde González Byass recuerdan que este vino procede de “solo una de las seis botas que permanecen, desde hace 53 años, en La Constancia Solera Museo de González Byass aguardando su momento para deslumbrar al mundo. Ha esperado durante más de medio siglo hasta que Antonio Flores, enólogo de González Byass, junto con Natasha Hughes MW han recorrido la bodega en su búsqueda. Es la bota donde el tiempo y la bodega han ido perfilando un vino con el que se recupera un legado histórico”.

Imagen de la botella del Tío Pepe Cuatro Palmas.

Imagen de la botella del Tío Pepe Cuatro Palmas.

El resultado, añaden, es Tío Pepe Cuatro Palmas, “vino de Jerez limpio y brillante, que posee un color caoba intenso con reflejos ambarinos. En nariz es complejo, profundo y despierta aromas a mueble antiguo, cedro, lacas y barnices. Su boca es contundente, muy seco, directo y salvaje, que acaba en un final imponente reflejo del perfecto equilibrio entre acidez y vejez”. Mojamas y salazones, quesos muy viejos o el contraste de un cacao puro son “experiencias muy recomendables para acompañar este vino de leyenda”.

Antonio Flores besa una de las botellas de Tío Pepe Cuatro Palmas.

Antonio Flores besa una de las botellas de Tío Pepe Cuatro Palmas.