Actualidad

Sor Chiclana, el postre de El Molino con torta de almendras de las monjas

Por Salva Moreno,

Si hay algún producto de repostería típico en Chiclana de la Frontera no cabe duda de que ese es la torta de almendras de las monjas Agustinas Recoletas. Adolfo Ávila, gerente de El Molino Tapas bien que lo sabe. Y por eso introdujo este postre, hace ya dos años, en su carta. “Íbamos fuera a cenar y en todos los pueblos tenían algo con su producto más habitual, así que pensamos que por qué no íbamos a poder hacerlo nosotros con la torta de las monjas. Además, en aquella época estaban pasando necesidades y era una manera de ayudar“. Hoy han presentado su versión de verano a la que, en conjunto con Destino Chiclana, han denominado Sor Chiclana.

Dicen desde El Molino que “las monjas agustinas recoletas de Chiclana mantienen tras su torno una manera de habitar que nos llena de orgullo y conservan la gracia de un quehacer artesanal y exquisito que pareciera estar ahí desde antes que el propio convento”.

La delegada de Turismo de Chiclana, Pepa Vela, con Adolfo Ávila, gerente de El Molino.

La delegada de Turismo de Chiclana, Pepa Vela, con Adolfo Ávila, gerente de El Molino.

En la presentación de Sor Chiclana, Adolfo estuvo acompañado por la delegada de Turismo local, Pepa Vela, que señaló que “hablamos de un postre que es parte de la historia de Chiclana. Desde el Ayuntamiento mostramos nuestro apoyo al tejido empresarial de la restauración para convertir a nuestra ciudad en uno de los mejores destinos gastronómicos de la provincia. Además, es una ayuda importante para las monjas”.

Finalizó la edil de Turismo recordando que esta iniciativa se engloba dentro de Destino Chiclana, “y por eso se potencian todos los productos de nuestra ciudad, ya que está acompañado de vino de nuestras cinco bodegas e incluso el plato en el que se sirve es de Gresierra”.

Adolfo Ávila con las dos Sor Chiclana, la de invierno y la de verano.

Adolfo Ávila con las dos Sor Chiclana, la de invierno y la de verano.

Continuó el propietario de El Molino recordando que en invierno “lo ponemos tal y como es, acompañado de un moscatel de Chiclana. Pero en verano apenas se pedía porque es verdad que la torta es un poco seca. Por eso pensamos en incluirle un helado de vainilla, que en vez de ir en una sola pieza se desmiga para que resulte más fácil comerlo”.

Sor Chiclana, en sus versiones de verano e invierno, el postre de El Molino.

Sor Chiclana, en sus versiones de verano e invierno, el postre de El Molino.

Pero la idea es que Sor Chiclana no sea algo exclusivo de El Molino, sino que forme parte del proyecto de Destino Chiclana. “Queremos que el resto de la hostelería le aporte también su toque personal en la cocina. La Medina de Tetuán lo va a hacer en helado, y en La Embajada se venden las tortas, por lo que se puede ir a comprar allí en caso de que las monjas estén cerradas”.