Actualidad

La Marea se renueva sin perder su esencia

Por Salva Moreno,

A partir del próximo lunes, uno de los establecimientos más emblemáticos del Paseo Marítimo de Cádiz comenzará un periodo de reforma que durará, aproximadamente, mes y medio. Se trata de La Marea, el restaurante y cervecería propiedad de Mikel Elorza que, nos dice, “hay que actualizar el negocio y darle un pequeño lavado de cara al local”.

Elorza añade que la reforma se centrará en la terraza, a la que “trasladaremos el salón interior y la adaptaremos a las necesidades de la clientela. Los aseos también se adaptarán, tanto el de señoras como el de caballeros, a personas con movilidad reducida, y también se cambiará un poco el suelo y la barra”.

La terraza de La Marea, repleta de comensales.

La terraza de La Marea, repleta de comensales.

A pesar de ello, el propietario de La Marea tranquiliza a los asiduos de su local dejando claro que “si nuestras especialidades son el pescado, el marisco y los arroces, tras la reforma seguirá siendo igual, no va a cambiar. La esencia de la cervecería no se va a modificar”. Los empleados, incluso, realizarán cursos de formación, y es que “las técnicas nuevas, incluso la robótica, entran en la cocina, y hay que actualizarse. También potenciaremos los postres, porque si es verdad que ya tenemos postres caseros, queremos aumentarlos y para ello habrá parte del personal que reciba una formación específica”.

La carta seguirá siendo muy parecida a la que a convertido a La Marea en todo un referente, si bien Mikel aclara que quieren adaptarse más a la temporalidad de los productos y que la oferta que presenten dependa también del mejor periodo de cada uno de ellos, bien sea de la huerta o del mar. “No nos saldremos de los productos habituales pero queremos trabajar más acordes a la temporalidad“, añade.

El propietario de La Marea tiene claro que para sobrevivir 31 años en el negocio se necesita de “una plantilla excelente y una clientela fiel. Tu puedes ser un fenómeno en lo tuyo, pero si te rodeas de gente que no sirve, te hundes. Yo lo veo como un puzzle, en el que cada pieza debe de encajar perfectamente para que todo funciones. Yo soy una pieza más, es primordial que el empleado se sienta parte de la empresa y sienta esto como suyo”.

Dentro de un mes y medio, volveremos a ver las puertas de La Marea abiertas, y entonces el Paseo Marítimo de Cádiz volverá a disponer de uno de los locales en el que se dan cita desde hace tres décadas clientes que, como recuerda Mikel, “vienen siendo niños y unos años después los veo en la terraza con sus hijos”. Todo un clásico de Cádiz.