Actualidad

La Oveja Negra, tapas con productos gaditanos y vistas al mar en Cádiz

Por Salva Moreno,

Bien es sabido que en tiempos difíciles surgen oportunidades. Ángel Muñoz y su mujer, Cristina Muñoz, querían volver a Cádiz desde Córdoba, donde residían. Cuando les hablaron de un local en el paseo marítimo, el antiguo Lassaletta, no se lo pensaron dos veces para comenzar el proyecto de La Oveja Negra, en la calle Escritor Ramón Solís, junto a la plaza Asdrúbal.

Las ostras de los esteros de San Fernando, en la carta de La Oveja Negra.

Las ostras de los esteros de San Fernando, en la carta de La Oveja Negra.

Allí abrieron el 5 de octubre. Para dar forma a su propuesta gastronómica incorporaron a Jorge JIménez Pardavila en los fogones, también gaditano y con amplia experiencia en el extranjero, donde ha pasado casi dos décadas. Su aprendizaje en diversos países es visible es su cocina. Jorge comenzó en el Restaurante San Antonio y también aprendió junto a Ángel León. A pesar de no llegar aún a la cuarentena, su recorrido profesional es ya destacable.

Concepto

Habitualmente, oveja negra es un término que algunos relacionan con algo negativo, pero lo cierto es que alude a algo diferente. Y esa es la idea que Ángel Muñoz quiere para La Oveja Negra: “el concepto es trabajar con producto de la provincia. Con la situación actual, creíamos que era muy oportuno ayudar a toda la zona, por lo que entre el 70 y el 80 por ciento del producto que usamos es gaditano. Carnes de El Alcázar, quesos y embutidos de la sierra, vinos y manzanillas, y ostras y coquinas de los esteros de San Fernando. Intentamos, además, no tener demasiado frito”.

Sashimi de atún rojo de almadraba.

Sashimi de atún rojo de almadraba.

Y ahí es donde quieren ser la verdadera oveja negra, en sus tapas, ofreciendo alternativas a lo más habitual y recuperando incluso alguna como las panizas, “que apenas se ven por Cádiz últimamente y que están teniendo mucha aceptación”, dice Ángel. Solomillo sobre fondo de Grazalema, con crema de castañas y patatas y verduras a la plancha, rabo de toro o secreto son algunas de las opciones de la carta.

Solomillo sobre fondo de Grazalema.

Una oferta en la que también se cuela el atún rojo de almadraba de Petaca Chico. “El sashimi lo preparamos tanto en plato como en ración, con una vinagreta de aceite y manzanilla de Sanlúcar. También lo tenemos en ensalada y a la plancha, servido con verduras de guarnición”.

La ensalada de atún.

Además, los esteros de San Fernando están presentes con las ostras y las coquinas. Dice Ángel que “las ostras no se suelen encontrar habitualmente en bares de tapas. De momento, la servimos con un poco de limón, de la manera más tradicional. Las coquinas sí que las presentamos de distintas maneras”.

Ensaladilla con lomo de ventresca.

Aunque en el exterior La Oveja Negra dispone de ocho mesas, las restricciones actuales limitan ese aforo a cinco o a seis, con tres más en el interior y la barra, de momento inutilizada. El horario, debido también a esas limitaciones, es de 8:30 a 18 horas, cerrando los lunes,  por lo que también ofrece desayunos en línea con el nombre del local. Además de las habituales tostadas, también se pueden degustar tortillas, huevos revueltos, crepes y cereales, entre otras especialidades.

Para reservas y encargo de pedidos, pueden contactar con La Oveja Negra en el número de teléfono 671 73 41 51.