Actualidad

Bocarte, nuevo proyecto de los Muñoz en el centro de Conil

Por Salva Moreno,

El sábado 20 de junio se inauguró el restaurante Bocarte, en la céntrica calle Cádiz de Conil. El restaurante se ubica en el Alzocaire Hostal Boutique, propiedad de la familia Petaca, que ya regentan Bocinegro en la calle Carretera de la localidad jandeña. Para el proyecto de Bocarte, cuentan con Francisco Javier Pérez Menacho, el chef Nene de Grazalema, como jefe de cocina.

Los dueños de Bocarte son bien conocidos por su labor de exportación e importación de pescados y mariscos a través de las firmas Muñoz Petaca y Muñoz Fish. No es de extrañar entonces que tanto pescado como marisco sean protagonistas en su carta. Al igual que en Bocinegro, con Rocío Fernández como chef, el mando en los fogones corresponde a un cocinero de la Sierra de Cádiz.

Francisco Javier Pérez Menacho con un pargo en el primer servicio servido en Bocarte.

El restaurante tiene dos espacios. Uno a nivel de la calle, junto a la entrada de Alzocaire, y otro en un terraza desde la que se pueden contemplar vistas espectaculares. Con la playa de Los Bateles justo enfrente, desde la altura a la que se encuentra se divisa perfectamente todo el litoral de El Palmar y, al fondo, el continente africano. Un valor añadido, sin duda, para este hostal con 25 habitaciones.

Vitrina con pescados y mariscos en el restaurante Bocarte de Conil.

Pero también para el restaurante, en el que Pérez Menacho ha creado una carta con productos locales y de temporada fundamentalmente, aunque Nene deja igualmente clara su procedencia serrana con platos como el bote cremoso de oveja merina y caramelo de algarroba o una tabla de quesos selectos de la Sierra de Cádiz.

De vuelta al mar, mousse de marlín, brotes frescos y mayonesa cítrica, zamburiñas gratinadas con encebollado de jamón y pesto, o mojama de Conil, leche de almendras y tierra de almendra frita. Estando en Conil, no puede faltar un salteado de verduras de la huerta conileña con aceite de albahaca.

Ensalada de langostino con mango y vinagreta de navaja.

Salmorejo de remolacha, manzana y langostinos, croquetas de gambas, mayonesa kimchi y payoya, navajas salteadas con aceite de vainilla o la ensalada de langostinos y mango con vinagreta de navajas son otros de los platos. Propuestas de una carta en la que no puede faltar el atún, en tataki sobre brotes frescos de algas y yogur de soja, en tartar con aguacate, o el lomo de atún rojo de almadraba marinado a la vainilla, lima y yogur de huevas de arenque.
También hay espacio para el calamar de potera y un borriquete sobre pisto de la huerta de Conil, pulpo asado sobre arroz cremoso y aceite de pimentón o la carrillada de cerdo ibérico gratinada con alioli. Además, varios fuera de carta dependiendo del mercado diario, y una selección de postres que pueden acompañarse con vinos dulces.