Actualidad

Barbadillo presenta Patinegro, su nuevo vino ecológico

Por Salva Moreno,

Bodegas Barbadillo ha presentado su nuevo vino ecológico: Patinegro. Se trata de un vino blanco seco con cien por cien de uva palomino fino y con Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra de Cádiz, envejecido además en botas de manzanilla. Desde la bodega sanluqueña se apunta que con él se sigue apostando por su “compromiso por la tierra, el medio ambiente y la sostenibilidad”.

La botella de Patinegro, el nuevo vino ecológico de Barbadillo.

La botella de Patinegro, el nuevo vino ecológico de Barbadillo.

El Patinegro pasa a ser el segundo integrante de la división de vinos ecológicos de la bodega sanluqueña, que se estrenó en 2020 con Sábalo. Lo que hace especial a este vino, con 1.500 botellas de producción, son dos características fundamentales: su procedencia de viñedos de albariza con certificación de Agricultura Ecológica y su envejecimiento durante un año en botas de roble americano procedente de la crianza de Manzanilla.

Patinegro es el nuevo vino ecológico de Barbadillo.

Este nuevo vino recibe su nombre del chorlitejo patinegro, un pequeño pájaro que adora las dunas del litoral gaditano y que se encuentra gravemente amenazado por las interferencias humanas y las mascotas que transitan por las áreas de anidamiento y cría.

Durante la presentación de Patinegro, la enóloga Montse Molina apuntó que “es uva palomino de la cosecha de 2019 que ha permanecido durante un año en botas de manzanilla sin velo de flor. Suma el suelo, el clima, la añada, la uva, las botas de manzanilla con toda su historia, con toda su carga de sabor. Y aquí está el resultado un año después”.

Montse Molina hizo la cata del nuevo vino de Barbadillo.

Molina, en la cata, aportó que “tiene un color amarillo, un poco dorado, de los vinos de Jerez. En la nariz es un vino voluptuoso. A veces pensamos que la uva palomino es muy sencilla  y plana, sin aromas primarios, pero hay una fragancia que nos envuelve y nos atrapa. Está más en la línea de fruta de carne blanca, en este caso creo que es como una manzana asada. Hay una nota de crianza, de madera muy suave”.

“En boca”, continuó, “es la uva palomino. Esa redondez, esa suavidad, esa expresión pero con ternura, con calma, que está llenando la boca con suavidad y sobre todo con mucho gusto. Son vinos muy sabrosos, gustosos, acompañan muy bien cualquier tipo de platos. Hay también un punto de salinidad, la palomino deja ver muy bien esa salinidad”.