Boca abajo es la peor postura para dormir - ABC

Posturas para dormir, ¿qué dicen de tu personalidad?

La posición que tomas antes de quedarte dormido describe de manera indirecta tu forma de ser, tu tipo de carácter e incluso tu relación con otras personas

Actualizado:

Seguramente todas las noches, antes de conciliar el sueño, acabas dando un par de vueltas en la cama para acomodarte en tu posición preferida: boca abajo, de costado, en estrella... La posición que tomas antes de quedarte dormido describe de manera indirecta tu personalidad, tu tipo de carácter e incluso tu relación con otras personas, además de influir en la calidad de tu sueño. Los expertos del sueño de Tediber hablan de los tipos de posturas que tomamos para dormir y lo que pueden llegar a representar.

Cuando dormimos boca abajo, con la cabeza de lado y los brazos hacia la almohada, se llama la posición de la «caída libre». Si te gusta dormir así significa que probablemente seas carismático y bastante dominante en un grupo, pero también significa que eres nervioso y susceptible. Más allá de lo que pueda significar esta postura, no es aconsejable adoptarla para dormir porque ejerce una gran presión en tus músculos y puede causar entumecimiento y dolores.

Al dormir boca abajo tenemos que torcer el cuello para apoyarlo en la almohada, pudiendo al día siguiente levantarnos con molestias. Otro de los inconvenientes más importantes a la hora de adoptar esta postura es que dormimos sobre el estómago y el pecho, y eso hace que nos impida tener una respiración fluida. En cambio, dormir boca abajo favorece una buena digestión, especialmente cuando se ha comido mucho.

Dormir de costado, es más común que la anterior postura y ofrece el mejor descanso. Esta postura permite que los músculos se relajen y que la columna vertebral se mantenga en una posición correcta durante toda la noche. Si esta es tu posición, significa que tienes una facilidad natural para vivir con otras personas, sobre todo porque expresas fácilmente tus sentimientos. Se dice que los soñadores que adoptan esta postura hacia el lado izquierdo de su cuerpo son más propensos a tener pesadillas durante la noche, pero es la más recomendada para las embarazadas

La posición fetal se le asocia a las personas discretas y dotadas de una gran sensibilidad. Según un estudio realizado por el Servicio de Evaluación del Sueño de Londres, un 41% de las 1000 personas que participaron en ese estudio adoptó la postura fetal para dormir. Esta posición es ideal para evitar los ronquidos y es la más común, pero debemos tener cuidado con encogernos demasiado porque podría dar lugar a dolores de espalda y de cervicales al despertarte. Si duermes de esta forma, la espina dorsal adquiere suficiente flexibilidad para moverse durante la noche y será beneficioso para nuestro organismo. Además, es una postura perfecta para eliminar el estrés y las preocupaciones después de un largo día.

Dormir boca arriba puede favorecer a las personas que sufren dolores lumbares, pero duplicará la probabilidad de roncar y sufrir apnea del sueño, que causa hipertensión arterial, diabetes y depresión. Si en esta posición duermes con los brazos pegados a los costados significará que no te gusta ser el centro de atención y que eres reservado, perfeccionista y exigente. Si en cambio, duermes con los brazos despegados haciendo forma de estrella se dice que eres generoso y cuidadoso. Si esta es tu postura favorita para dormir, ten en cuenta que una buena y mullida almohada será la mejor opción.

Si nuestra almohada nos hace tener la cabeza muy alta, puede llevarnos a tener problemas cervicales e incluso dolor de cuello y migrañas. Una almohada de firmeza media hará que haya una correcta alineación entre la cabeza, el cuello y la columna vertebral.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia