Monas de Pascua, torrijas... No te prives pero haz esto para no engordar en Semana Santa

Los trucos de una nutricionista para compensar las comidas calóricas de estas mini vacaciones

MADRIDActualizado:

La Semana Santa es una de las épocas del año en las que más se engorda, dado que son unas mini vacaciones (y este año muy tardías) donde se juntan todos los excesos: comidas copiosas, dulces (torrijas, mona de pascua….), tapas, encuentros con familiares y amigos donde hay vino, cerveza… «En estos días el consumo calórico no es para protegerse del frío, como ocurre en periodos invernales, ni se bebe más para lograr una mejor hidratación, como ocurre en verano, porque la temperatura es intermedia. Es decir, que son días calóricos pero, además, muy intensos, sin descansos entre las comidas copiosas», señala María Amaro, directora de la clínica Feel Good y creadora del método Amaro de adelgazamiento.

Otro de los factores que hacen que se engorde más en estas fechas es, a su juicio, el cambio de horarios que se produce con la llegada de la primavera. «Al tener más luz los días, se incrementan las horas de actividad diaria, cambian los horarios de las comidas, los tipos de comidas, aumenta el apetito, etc. Todo esto influye en el aumento de peso», explica.

Pero se puede disfrutar de una buena Semana Santa con sus platos típicos y venir de vuelta al trabajo sin un kilo de más, asegura Amaro.

Disfruta de los platos típicos

Es cierto que en Semana Santa es típico el potaje, y... «¿por qué no comerlo?», se pregunta Amaro. «Es un plato no solo muy rico, sino muy saludable. El potaje realizado con garbanzos, espinacas, bacalao y huevo duro con su correspondiente sofrito es perfecto. Es una receta perfectamente saludable. Es más, dado que todos los ingredientes que posee son beneficiosos, en mi opinión como médico puedo decir que este es un plato que yo recomendaría no solo tomar en Semana Santa, sino que es perfecto para incluirlo en nuestra alimentación de todo el año».

¿Y las torrijas? «Una Semana Santa sin torrijas no es Semana Santa», afirma, «¿pero porque no intentar hacerlas un poco más saludables?», propone esta doctora. «Utiliza leche desnatada, edulcorante en lugar de azúcar (que es el veneno del siglo XXI) y en lugar de freírlas, una vez remojadas, introdúcelas en el horno. Así estarás quitando todas las calorías malas. Cuando las saques del horno las espolvoreas bien de canela y, además de estar muy buenas y sanas, te beneficias una vez de sus ingredientes que son todos saludables mientras le quitas las calorías de más».

Esto son los platos más conocidos de la Semana Santa, pero luego cada pueblo y ciudad tienen sus costumbres y platos típicos que, según Amaro, «no hay que dejar de comer». «Lo único es con moderación y sabiendo compensar después. Porque como dije al principio son unas mini vacaciones para estar con familia, amigos, relajarse, disfrutar... No solo hay que comer».

Y si comemos de más, vamos a dar unos trucos para compensar y volver sin esos kilos de más.

1. Descansar bien. Un cerebro descansado no estará triste ni bajo de ánimo y eso ayudará a perder la apetencia por las comidas copiosas y los alimentos hipercalóricos como los dulces típicos de Semana Santa. 

2. Aumenta la actividad física y desconecta de verdad. La vida contemplativa y de disfrute vacacional es totalmente compatible con la actividad. Aprovecha a visitar la ciudad de destino y no pares de caminar!!!Intenta evitar en todo momento los transportes públicos, ponte unas zapatillas cómodas y sal a caminar!!! Y apaga el móvil desconecta del mundo dedica el tiempo para ti y para los tuyos.

3. Para compensar los excesos de comidas... Tenemos estos truquitos:

—En la ingesta de líquidos introducir el té verde como nuestra bebida habitual dado que es un potente quema grasas además de diurético, laxante, antioxidante y saciante.

—Debemos restringir el consumo de hidratos de carbono pero no eliminarlos, a cambio debemos aumentar la ingesta de proteínas

¿Porque comer más proteínas? Porque activamos nuestro metabolismo,  permanecemos más tiempo saciados, y reducimos nuestro apetito. ¿Y qué proteínas debo comer para compensar esos días de exceso?

* Carnes magras: pollo, pavo o conejo

* Pescado blanco y en caso de elegir azul que este sea salmón o atún. El marisco también aporta proteínas magras

* La clara de huevo es la mejor fuente de proteína magra que existe.

-Verdura. Debemos comer verdura (evitando las flatulentas como el brócoli, judías, coliflor, o coles de Bruselas) en todas las comidas y cenas, y reducir los hidratos de carbono pero no eliminarlos de manera radical.

-¿Ensaladas? Tenemos que cenar una ensalada para adelgazar, la respuesta es NO, por varias razones, primero porque no se debe cenar siempre lo  mismo, y porque debemos cenar ligero pero no irnos a la cama con hambre.

-Ante la pregunta típica de... ¿la lechuga engorda? La respuesta es no. Lo que sucede es que dentro de las verduras y hortalizas que puedes tomar en ensalada es menos indicada ¿Por qué? Porque la lechuga es muy rica en fibra insoluble, y puede producir gases e hinchazón abdominal.

-En las cenas. Debemos cenar siempre alimentos que nos aporten nutrientes esenciales, luego podemos cenar una ensalada siempre y cuando ésta vaya acompañada de  proteínas (Pollo, pavo, salmón ahumado y ser un plato único.  

–La comida picante, no obstante, es un gran aliado a la hora de adelgazar a largo plazo. Según una reciente investigación realizada en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Wyoming, Estados Unidos, los alimentos que contienen chile picante pueden ayudarnos a quemar grasas sin tener que restringir las calorías de nuestra dieta.

Otro estudio realizado en 2013 en la Universidad de Maastricht (Países Bajos) demostró que el chile, la cayena o los pimientos rojos picantes contienen capsaicina, el componente activo que disminuye los lípidos corporales mediante un mecanismo que motiva la muerte de las células grasas inmaduras, por lo que podría ayudar a adelgazar a largo plazo.

-Importante hacer 5 comidas y en media mañana y en media tarde toma fruta (preferentemente cítricos o yogures 0% materia grasa).

-Evita el azúcar y cámbialo por edulcorantes.

-Toma fibra, importante ir al baño a diario.

-Cuando cocines usa el horno, y utiliza las especies para usar menos aceite , y por supuesto nunca fritos y cocina con poca sal ya que esta retiene líquidos.

—No abusar de las bebidas azucaradas, ni alcohólicas. Es muy común que en periodo de vacaciones se aumente el consumo de este tipo de bebidas, para evitar el exceso de alcohol en las comidas, un truco para estos días es intentar alternar un vasito de agua entre copa y copa de vino. (hasta un máximo de 2 copas de vino).

-Olvídate del pan, pasta, dulces, alcohol  y chicles (el masticar chicles genera mucho gas que provoca mucha hinchazón), comidas precocinadas, barritas con cereales (porque tienen mucho azúcar).

-Acompaña todo esto de algo de ejercicio, caminar 30-40 minutos, montar en bici, hacer elíptica, correr, lo que se a tu edad y necesidades, verás como los resultados son espectaculares a poco que hagas. Así, mantener unos horarios lo más regulares posible (recuerda que la comida debería hacerse antes de las tres de la tarde) y evitar picar a todas horas son cuestiones que te resultarán útiles.

Y lo más importante, concluye esta doctora: «Disfruta del tiempo de ti misma y de la gente que te acompañe».

.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia