Bienestar

Así debes organizar tu habitación para dormir mejor

Una de las cosas que más influyen en el descanso de una persona es la forma en la que está colocado el dormitorio

Actualizado:

¿Eres de las personas que no pueden dormir bien? Aunque parezca mentira una de las cosas que influyen en nuestro descanso es la organización de nuestra habitación. Los espacios pueden mejorar dependiendo de los elementos que lo integran, pero lo fundamental es poder encontrar la paz y la tranquilidad para poder sentirte despejado y relajado y así, conciliar mejor el sueño. Siguiendo los consejos de los expertos del sueño de Tediber, la filosofía Feng-Shui nos ayudará a tener un descanso reparador.

La colocación de la cama es fundamental puesto que debe colocarse en un lugar armonioso. Esto quiere decir que tenemos que colocar la cama en un lugar lo más alejado posible de puertas y ventanas o elementos exteriores que puedan molestarnos.

Según la tradición oriental del Feng Shui, si dormimos con la cabeza hacia el oeste nos despertaremos con más energía, y si lo hacemos hacia el este, nos levantaremos mucho más relajados. Además de la colocación de la cama, tener un buen colchón será fundamental a la hora descansar bien. Recuerda que se recomienda cambiar de colchón cada 10 años para que puedas continuar teniendo una buena calidad del sueño.

La simetría en el dormitorio también será relevante a la hora de descansar. Se dice que si nuestro dormitorio tiende a ser simétrico en cuanto al mobiliario se refiere, dará equilibrio a las personas que descansan en él y por lo tanto será más fácil dormirse. Para conseguir este equilibrio, será necesario utilizar el mobiliario del mismo tamaño y color, así como los cojines que normalmente ponemos sobre la cama para respetar el orden de la habitación.

La decoración no debe ser sobrecargada y deberemos tratar de tener el dormitorio organizado cuando nos vayamos a dormir. Después de todo, una habitación ordenada es sinónimo de una mente organizada, por lo que, siempre será mejor irse a dormir con esta sensación de orden.

También solemos tener aparatos electrónicos en nuestro dormitorio que no sólo nos proporcionan entretenimiento, sino que también hacen de elemento decorativo. Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2017 el 99,3% de los hogares en España tenía uno o más televisores. De hecho, cada vez más personas tienden a colocar el segundo televisor del núcleo familiar en la habitación. Esta tendencia es una de las causas más comunes por las que no se descansa bien debido a la luz y radiaciones de los aparatos electrónicos que pueden ser nocivas para nuestra salud.

En este sentido, también tendremos que tener en cuenta la iluminación de nuestro dormitorio. Una luz cálida y equilibrada es lo más recomendable, pero no todos disponemos de graduadores de luz en casa para poder ajustarla. Para aquellos que no los tengan, deberíamos evitar la luz de las lámparas que cuelgan encima de la cama cuando se acerca la hora de dormir y optar por las de las mesitas de noche ya que su luz suele ser más tenue.

Los colores tienen un verdadero poder sobre nosotros y son capaces de influir en nuestro bienestar. Deberemos elegir colores suaves que puedan ayudarnos a conciliar el sueño de manera más fácil, por ejemplo, colores pastel como el rosa, celeste, turquesa o lila son los más recomendados. Evita colores agresivos como el rojo, el naranja o incluso los amarillos intensos. De hecho, esto es aplicable tanto a las paredes, como a la propia decoración del dormitorio, ya que deben estar en armonía.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia