Desplazamientos en Semana Santa: niños y mascotas siempre seguros

Según un estudio, casi 3 de cada 5 padres ponen en peligro a sus pequeños durante la marcha

Actualizado:

En plena Semana Santa son muchos los españoles que han escogido el coche para trasladarse hasta su lugar de vacaciones. Por este motivo, desde Acierto.com recuerdan que hay que mantener la seguridad no solo de los riesgos intrínsecos a la conducción, sino de aquellos que tienen que ver con la antigüedad y mantenimiento del coche, los sistemas de retención de los más pequeños, etcétera. De hecho, esta última es una cuestión que destacan, sobre todo tras conocer los datos que arroja un reciente estudio realizado por esta compañía.

Según el análisis del comparador, casi 3 de cada 5 padres ponen en peligro a sus pequeños durante la marcha y hasta 1,2 millones no usan la sillita homologada correspondiente durante los desplazamientos. Algo que cobra todavía más importancia en los trayectos largos.

De entre ellos, el 27% reconoce no hacerlo nunca y el 73% admite que a veces «se le pasa». Teniendo en cuenta que un uso apropiado de los sistemas de retención infantil puede reducir un 80% el riesgo de lesiones no deberíamos olvidarlo. El estudio asimismo, revela que el 10% de los encuestados cree que la silla no protege adecuadamente a sus hijos. Sin embargo, nada más lejos. De hecho, un uso apropiado de los sistemas de retención infantil puede reducir un 75% el riesgo de lesiones.

Además, «el Reglamento General de Circulación establece el uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención homologados para niños en los vehículos», comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com. Asimismo, todos los menores de edad cuya estatura sea igual o inferior a los 135 centímetros han de utilizar este tipo de sistemas. No hacerlo implica una sanción de hasta 200 euros y la pérdida de tres puntos de carnet.

Las mascotas también van sueltas

Algo parecido ocurre con las mascotas: a uno de cada cuatro conductores les ha distraído su mascota estando al volante. En concreto son los varones de entre 18 y 24 años los que sufren en mayor medida estas distracciones. La culpa, por supuesto, no es de los animales: hasta el 32% de quienes tienen un animal de compañía lo deja suelto por el interior del habitáculo.

Algo que supone un grave peligro para la seguridad de los integrantes del vehículo y del propio animal. Ahora bien, solo el 4% admite hacerlo siempre, mientras que el 28% restante apunta a que solo actúa de esta manera ocasionalmente. En cuanto a sexos, los hombres llevan sueltos a sus mascotas con mayor frecuencia; en concreto, un 23% más que las mujeres.

Las cifras cobran todavía más importancia si tenemos en cuenta que más de la mitad de estos conductores –concretamente, el 59,4%– tienen hijos. Por desgracia, la combinación de niño y animal suelto en los asientos traseros podría incrementar el riesgo de sufrir un descuido durante la marcha y, por tanto, de verse inmerso en un accidente.

«La forma más recomendable de transportar a nuestra mascota en coche es hacerlo en el asiento trasero, combinando el transportín con la rejilla divisoria», recuerda Carlos. «No obstante, el actual Reglamento General de Circulación no recoge explícitamente cómo deben viajar las mascotas, sino que indica que tanto los objetos como los animales transportados deberán estar colocados adecuadamente para no interferir con el conductor», incide.

Además, si se produce una colisión frontal, la deceleración hace que el peso de la mascota se multiplique por entre 20 o 30. «Es decir, en un choque de este tipo a 50 kilómetros por hora, un perro de 10 kilos supondría una masa de colisión de unos 200 o 300 kilos. Algo que podría ocasionar unos daños más graves de lo que a priori podríamos pensar», explica Brüggeman.

El experto también apunta a sus posibles lesiones de los animales pues, por regla general, las aseguradoras no los consideran como «ocupantes del vehículo». Sin embargo, existen pólizas específicas para cubrir los gastos del veterinario y que incluso contemplan indemnizaciones por accidente o defunción.

Mayor seguridad

Una buena opción para evitar percances y si no queremos que nuestro hijo pase frío es colocarle el abrigo por encima de la silla (y el cinturón) o hacernos con una mantita. Si se trata de una cuestión de tiempo, recuerda que esos segundos que tardarías en desvestirlo y sentarlo correctamente son cruciales. En concreto, y según la Asociación Nacional de Seguridad infantil, únicamente son necesarios 30 segundos para hacerlo bien.

Revisar los cinturones y arneses (nunca deberían ir doblados o retorcidos) es otro punto importante. Asimismo hay que saber que la cabeza del pequeño nunca tendría que sobresalir del respaldo de la sillita. En tal caso, habrá llegado la hora de renovarla. Para escogerla, además, deberíamos comprobar que se adapta a la perfección a su peso, edad, a los asientos de nuestro automóvil, así como a los cinturones; y que resulta fácil de instalar. Para saber si está homologada, comprueba que en la etiqueta se lee ECE R44/04.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia