Imagen de archivo de una mujer que practica mutilaciones genitales a mujeres y niñas
Imagen de archivo de una mujer que practica mutilaciones genitales a mujeres y niñas - AFP

Día contra la mutilación genital femeninaSierra Leona prohíbe la ablación: estos son los seis países donde aún no está criminalizada

Millones de niñas en África están en riesgo de mutilación genital femenina debido a que sus gobiernos no aplican las leyes que prohíben esta práctica

Actualizado:

Más de 200 millones de mujeres en el mundo han sido sometidas a mutilación genital, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otras 15 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años podrían ser matiladas de aquí a 2030, alerta Plan Internacional. Millones de mujeres y niñas están en riesgo de sufrir una ablación debido a que sus gobiernos no aplican leyes que prohíban esa práctica, condenada internacionalmente y que atenta contra los derechos humanos.

La mutilación genital femenina no está considerada obligatoria por ninguna religión y no entiende ni de clases sociales ni de niveles educativos. Se realiza como parte de un rito hacia las mujeres que les da paso a la edad adulta o como requisito previo al matrimonio. La ablación se asienta en estereotipos y roles de género muy marcados y se basa en la voluntad de privar a las niñas y mujeres de su derecho a disfrutar de su cuerpo y sexualidad.

El Gobierno de Sierra Leona prohibió a finales de enero la mutilación genital femenina como parte de una serie de medidas contra las ceremonias de iniciación por parte de sociedades secretas. Con cerca de un 90 por ciento de niñas y mujeres que han sufrido ablación, Sierra Leona registra una de las mayores tasas de mutilación genital femenina en África, según datos de Naciones Unidas, y es uno de los pocos países del continente en el que aún era legal. La muerte de una niña de diez años a causa de esta práctica en diciembre fue determinante para que se intensificaran los llamamientos a favor de la ilegalización de la ablación.

Un total de seis países, en los que residen 16 millones de niñas (Chad, Liberia, Malí, Sierra Leona, Somalia y Sudán), ni siquiera han criminalizado la ablación, tal y como recoge el documento sobre leyes en los 28 países en los que esta práctica es endémica. Los líderes mundiales se han comprometido a poner fin a la práctica, que implica la retirada total o parcial de los genitales externos.

Solo Kenia y Uganda cuentan con una robusta legislación contra la mutilación genital femenina

Los autores del informe de la ONU calculan que 55 millones de niñas menores de 15 años en África han sido sometidas a la ablación o están en riesgo de sufrirla. La mitad viven en tres países -Egipto, Etiopía y Nigeria- que ya han prohibido la práctica. Asimismo, destacan que únicamente dos países, Kenia y Uganda, tienen una legislación robusta, al tiempo que alertan de que la mayoría de las legislaciones nacionales no hacen frente a la tendencia creciente de que profesionales médicos lleven a cabo la ablación.

Pero no todo es tan lejano. En España, según Plan Internacional, con datos de 2016, 18.400 menores de 14 años están en riesgo de sufrirla.

Uganda, al acecho

Naciones Unidas, por su parte, anunció el envío de un equipo de investigación al este de Uganda tras la detención de 19 personas por mutilar los genitales de al menos 400 mujeres y niñas en la localidad de Kween, en la frontera con Kenia, durante el pasado mes de diciembre, según denunciaron múltiples ONG nacionales a «The Guardian».

Las ablaciones fueron efectuadas por una turba de un centenar de personas lideradas por mujeres ancianas acompañadas de hombres armados con machetes, que recorrieron la región practicando las ablaciones por varios pueblos de un país que prohibió terminantemente la mutilación genital femenina hace nueve años.

Entre los detenidos se encontraban tanto los observadores de estos rituales, como las responsables directas de la mutilación, según explicó al diario británico la portavoz adjunta de la Policía Nacional ugandesa, Polly Namaye. Algunas de las víctimas tenían 12 años de edad.

Varias ONG ugandesas explicaron al 'Guardian' que el este de Uganda es una región ultraconservadora. En zonas como Kween, Bukwo y Kapchorwa, y por extensión en la región de Karamoja, las mutilaciones eran la norma absoluta hasta que se promulgó la ley, y las fuerzas de seguridad han tenido que impedirlas por la fuerza.

De hecho y en el momento de las últimas detenciones, varios familiares y allegados de los detenidos «opusieron cierta resistencia» contra la Policía ugandesa, según el portavoz de la Policía de la región de Sipi, Rogers Taitika. Incluso un diputado regional, Lawrance Mangusho Cherop, llegó a exigir a los agentes la liberación inmediata de los arrestados.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia