Maricruz Sánchez asegura que es «como si a sus 75 años se hubiera dado cuenta de quién es»
Maricruz Sánchez asegura que es «como si a sus 75 años se hubiera dado cuenta de quién es»
Maricruz Sánchez, 75 años

«Nada es excusa para no salir y sentirse mejor»

Muchos mayores no son conscientes de su soledad porque aun se manejan bien y no visualizan que pueden quedar aislados

«No se debe mirar a otro lado. Hay que asumir que la vejez está ahí, antes o después nos llegará»

Actualizado:

Maricruz Sánchez vive sin compañía desde hace más de 15 años, pero no se siente sola. «Desde que me apunté al Programa Siempre Acompañados de Obra Social “la Caixa” en Tortosa me vienen a buscar y me llevan en coche, me arreglo y la gente me dice que me ve más jóven. Antes sufría y no aceptaba que mis tres hijos vinieran a verme solo una vez a la semana o al mes. Me sentía como abandonada. Sin embargo, desde que salgo y asisto a talleres, charlas, etc., me siento activa».

Reconoce que es como si a sus 75 años se hubiera dado cuenta de quién es. «He empezado a quererme, a encontrarme conmigo misma. Esta actividad me ha servido, además, para aceptar que mis hijos tienen su vida y ya no me siento mal por no vernos tanto porque les entiendo».

Explica que no puede comprender a las personas mayores que están todo el día en casa viendo la tele. «Yo padezco muchas cosas, entre otras, fibromialgia, y nada es excusa para no salir y sentirse mejor. Este programa me ha dado mucho».

Tanto, que ahora se siente en deuda. Maricruz ha pasado de ser beneficiaria a voluntaria. «Voy a Cruz Roja y telefoneo a personas que viven solas para hablar un rato con ellas, preguntarles cómo están y, de paso, felicitarles estas fiestas. Es mi pequeño granito de arena. La soledad es muy mala si no se sabe llevar», concluye.

Mina Valls, técnica del Programa Siempre Acompañados de Tortosa, explica que estas personas son detectadas en coordinación con Servicios Sociales, hospitales, ambulatorios o centros de día. «Mi función es entrevistarles y ver qué ayuda necesitan, así como las actividades que pueden realizar en las distintas asociaciones y centros de Tortosa», explica Valls.

Asegura que en el 95% de los casos acceden a estas ayudas, «pero lo curioso es que a veces no son conscientes de su soledad porque aun se manejan bien y no visualizan que pueden quedar aislados».

Cuando comienzan las actividades se produce un gran cambio. Se arreglan más, se motivan... «Al hacer un parón por vacaciones llaman inquietos para saber cuándo retomamos las actividades o con excusas para tener una conversación. Nos ven como un referente y se produce una comunicación con retorno, más allá de sentirse solo como un usuario de un servicio», asegura Mina Valls.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia