Imagen de archivo
Imagen de archivo - GUILLERMO NAVARRO

La tierna historia de la maestra que prepara a sus alumnos para la peor noticia

Una profesora de Uruguay quiere ayudar a los pequeños a asumir el difícil momento por el que van a pasar: la inminente muerte de un compañero

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se puede llamar Ana, Julia o Federica. Da igual. Porque ella se quita importancia y cree que está haciendo lo que tiene que hacer. Pero la historia de una docente de Uruguay está dando la vuelta al mundo por una pequeña «obsesión»: preparar a sus alumnos ante la inminente muerte de uno de los pequeños.

Federica, como así la ha bautizado el medio uruguayo «El Observador», se hace eco de una noticia que está cautivando al mundo. Y es que esta profesora de una escuela rural, con más de 20 años de experiencia, se ha visto envuelta en una situación que nadie querría pero que ella ha decidido afrontar con valentía y realidad.

Uno de sus alumnos, Alejo, está enfermo de cáncer desde hace tres años. El pequeño, que tuvo que abandonar las aulas durante una temporada, parecía haberse recuperado. Incluso regresó a la escuela. Pero solo por un tiempo.

En la Fundación Pérez Scremini, especializado en cáncer infantil en Uruguay, detectaron cómo el pequeño había empeorado. Y lo peor es que ya no hay nada que hacer. La noticia fue recibida en la escuela como un auténtico jarro de agua fría. Nadie podría creérselo después de haber visto a Alejo regresar y corretear por el patio.

Parece que ya no hay nada que hacer por el pequeño, que está en casa y no ha vuelto a la escuela desde el mes de mayo. Sus compañeros preguntan por él y le echan de menos. Ante esta injusta situación, Federica se ha puesto manos a la obra para trazar una estrategia que le permita preparar a los alumnos ante la muerte del pequeño.

Según relata la prensa del país, la docente y todo el centro escolar, se sumieron en una tristeza absoluta la conocer la situación de Alejo. Pero, sin embargo, Federica quiere ayudar a los alumnos a asumir este difícil momento.

«Pedí auxilio por todos lados», asegura la maestra a «El Observador», convencida de que omitir la noticia a los niños es peor. Considera que la clase debe conocer la realidad, preparándoles para lo que vendrá.

Federica convocó una reunión especial con todos los padres para explicarles la situación. «Hay que prepararlos para lo que va a pasar», les dijo, porque por mucho que no quieran, pasará. Y lo niños tendrán que tener herramientas para saber cómo afrontar la muerte de Alejo.

Así, acordaron que cada familia hablaría con sus hijos para explicarles la situación. Aunque en aquella reunión, Federica ya adelantó, tanto a los alumnos como a sus familias, que Alejo no estaba bien. Hubo un silencio en la sala y los niños bajaron las cabezas.

La maestra buscó también ayuda en libros. Encontró «La estrella de Lisa» de Claude K. Dubois y «Vacío», de la catalana Anna Llenas. El primero tiene como protagonista a Lisa, una niña enferma de cáncer a la que su amigo Benja visita todos los días. El segundo habla de la resiliencia o la capacidad de sobreponerse a la adversidad y encontrarle un sentido.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia