¿Cuándo empiezan a beber agua los bebés?

Esta es una de las preguntas que más suelen hacerse los padres a medida que el pequeño cumple meses

Actualizado:

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, uno de los principales cometidos de los padres es vigilar que su bebé no se deshidrate. Beber agua es fundamental. Y no sólo para los más pequeños de la casa. Padres, mayores, adolescentes y niños deben tener el agua como bebida principal, dejando a un lado los refrescos o zumos envasados.

Pero, ¿cuándo empieza un bebé a tomar agua? Esta es una de las preguntas que más suelen hacerse los padres a medida que el pequeño cumple meses. Para ello es fundamental entender cómo es la alimentación durante el primer año de vida.

Hasta los 4 meses de edad, un bebé se alimenta exclusivamente de leche. Con independencia de que la madre opte por la lactancia materna o el biberón, cualquiera de estas dos opciones son válidas porque ofrecen al pequeño los nutrientes necesarios para su desarrollo.

A partir de los 5 meses de edad, la alimentación cambia ligeramente. La leche sigue siendo su alimento básico. Y en este momento, los cambios varían en función de si toma pecho o no. Tal y como señalan desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), «la alimentación complementaria se iniciará alrededor de los 5-6 meses», pero los bebés alimentados exclusivamente con lactancia materna pueden comenzar con la introducción de alimentos una vez cumplan los 6 meses. Sin embargo, los de biberón empiezan a los 5 meses.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta del peligro de dar agua al bebé antes de que cumpla la edad requerida. La razón es que se les pone «en riesgo de diarrea y desnutrición», ya que «el agua puede estar contaminada y causar infecciones».

Además, el organismo añade que dar agua a un recién nacido «puede causar que el bebé consuma menos leche materna o suspenda la lactancia» antes de tiempo «y, en consecuencia, se desnutra». Incluso las madres «podrían disminuir su producción».

La leche materna se compone principalmente de agua (80%). Por eso, aunque sea verano y el recién nacido tenga sed o mucho calor, con amamantarlo es suficiente porque recibe el líquido necesario para no deshidratarse, protegiéndolo a su vez de posibles diarreas.

«Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes. Esta es una de las razones por las que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida», recuerda el organismo.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) también se sitúa en la misma tesitura: «Los bebés que toman el pecho no necesita ningún otro líquido, ni agua, ni infusiones. Ni siquiera en los meses de mucho calor».

¿Cómo darle agua?

Es, por tanto, a partir del quinto o sexto mes de vida del bebé cuando puede empezar a tomar agua. «Si el bebé tiene más de 6 meses y ya come otros alimentos, después de las tomas de pecho, de vez en cuando se le puede ofrecer agua», explica la AEP, que recuerda que si se le ofrece pecho antes de las papillas o purés, es muy probable que no la quiera porque no la necesite. Esto irá cambiando de manera progresiva a medida que el pequeño ingiera una mayor cantidad de alimentos sólidos.

Otra de las dudas que asolan a los padres es cómo darle agua: ¿biberón? ¿vaso? «Los bebés alimentados al pecho no precisan utilizar tetinas», puntualiza la AEP, que asegura que cualquier bebé a partir de los 6 meses es capaz de beber en vaso o taza. Es decir, no tiene que pasar directamente al biberón.

«No es aconsejable ofrecerle directamente agua de una botella, aunque sea pequeña, para evitar infecciones y diarreas», especifica.

Y, por supuesto, se deben evitar las bebidas azucaradas tipos zumos o infusiones.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia