Toño Sanchís y Belén Esteban en una imagen del pasado verano
Toño Sanchís y Belén Esteban en una imagen del pasado verano - Gtres
POLÉMICA

Toño Sanchís: «Cuando hable con Belén Esteban se reconducirá todo»

El representante de la «princesa del pueblo» dice que está deseando aclarar su desencuentro, después de que se supuera que Esteban no tiene liquidez para saldar cuentas con Hacienda

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Desde que el pasado martes se destapó, y se escenificó en el plató de «Sálvame», la ruptura de Belén Esteban con su representante, Toño Sanchís, las distintas informaciones que han ido surgiendo en los últimos días no han hecho más que empeorar la situación entre ambos. Belén ha confirmado que lleva meses realizando una auditoria externa de sus cuentas para saber exactamente qué porcentajes de lo que ganaba se quedaba Toño. Ha descubierto, entre otras cosas, que algunas de las galas que había hecho en televisión no las ha cobrado.

Según el comunicado que ayer enviaron a los medios los asesores fiscales de la madre de Andreíta, «a raíz de tener que realizar un primer pago importante a la Agencia Tributaria como consecuencia de una inspección de Hacienda, Belén se da cuenta de que no tiene la liquidez que ella pensaba que tenía».

Éste sería el principio de una polémica sobre la que aún hay mucha tela que cortar. Al parecer, en el momento en que la llamada «princesa del pueblo» tuvo conocimiento sobre su delicada situación financiera, así como su falta de liquidez para saldar las deudas conHacienda, habló con Toño Sanchís con el objeto de saber qué tenía pendiente de cobro. Al enterarse de que no había nada que cobrar, es cuando empezó a preocuparse por sus dineros. El siguiente paso fue ordenar la auditoria.

«Toño Sanchís, primero, dijo que no tenía dinero de Belén; después, que le debía unos 50.000 euros y desde el 6 de octubre hasta el 23 de noviembre de 2015 le ha pagado 339.117.20 euros de facturas pendientes de cobro desde 2010 hasta la fecha, con el perjuicio económico que le ha causado a Belén no tener estas cantidades de dinero», concluyen los gestores en su comunicado.

Preocupación

Sin duda, el asunto está destapando nuevas polémicas y muchas dudas sobre la gestión del conocido representante, quien también lleva a otros famosos como Terelu Campos, Kiko Matamoros, Rosa Benito, Sonia Ferrer, Jimmy Jiménez Arnau, Boris Izaguirre, Fortu, Miguel Abellán o Alba Carrillo. Ayer, el propio Toño Sanchís me aseguró que está «preocupado y muy triste por todo lo que está pasando». Sin embargo, insistió en que no ha recibido ninguna demanda por parte de su representada Belén Esteban.

Aunque desde el pasado mes de agosto los asesores fiscales de Belén llevan recabando información de las diferentes productoras para las que Esteban ha trabajado, aún siguen solicitando a Sanchís la documentación que les falta. Hasta la fecha, la idea de Belén ha sido no llegar a los tribunales, pero ayer ya anunció que tiene la demanda preparada por si acaso. «Espero sentarme con Belén y reconducirlo todo entre nosotros, cuando hablemos. Una cosa es la tele y el sensacionalismo que conlleva, y otra muy diferente el cuerpo a cuerpo. Además, todo aquel que diga cosas que no son demostrables tendrá que demostrarlo, porque se están diciendo muchas barbaridades. Por lo demás estoy tranquilo y deseando encontrarme con Belén. La he llamado, pero no he podido hablar con ella. También es mentira que haya querido llevar a su ex marido Fran Álvarez. Otra cosa que te digo es que no me voy a sentar en un programa. Soy un representante y no pienso hablar mal de Belén ni dar explicaciones. No quiero hacer entrevistas porque sólo conseguiría que se retroalimentara todo», explica Sanchís a ABC, quien estos días se muda de oficina. Sobre el traslado de sede, insiste en que «es algo estaba planeado desde hacía dos meses. El dueño del local me dijo que lo necesitaba para una hermana».