El antes y el después de Nick Nolte
El antes y el después de Nick Nolte - ABC

Nick Nolte, el deterioro físico del hombre más sexy de los 90

Atrás quedaron los años en los que el actor deslumbraba por sus dotes en el set de rodaje y su fabuloso físico de igual manera

MadridActualizado:

En el año 1992, la revista «People» nombró al actor Nick Nolte «El hombre más sexy vivo». La estrella de cine ha aparecido esta mañana para presentar su autobiografía: «Rebel: My Life Outside the Lines», con un aspecto que nada tiene que ver al hombre que derretía corazones. Un libro muy esperado pues, en ellas habla de sus problemas con el alcohol y las drogas. Durante cuatro años consumió GHB, porque, según él mismo confesó, le hacía «sentir genial».

Portada de la revista «People» publicada en 1992
Portada de la revista «People» publicada en 1992 - People

Con una larga y tupida barba y el pelo completamente blanco, atrás quedaron los años en los que el actor deslumbraba por sus dotes en el set de rodaje y su fabuloso físico de igual manera. Nolte cuenta en su libro que tuvo que recurrir a la ayuda de un psiquiatra: «Me llevó 30 días sacudirme de encima los efectos del GHB y después volé a casa. Salí como un hombre nuevo y afortunado». Sus problemas llegaron mucho antes. Ya en la adolescencia fue expulsado del instituto por esconder cerveza y beber durante un entrenamiento de fútbol americano.

Nolte, de 77 años, fue fotografiado el pasado domingo haciendo la compra, sin embargo lo que más llamó la atención fue su vestimenta y el impresionante físico que le hace prácticamente irreconocible. La verdad es que el actor fue un joven complicado. En 1965  fue condenado a 45 años de cárcel y una multa de 75.000 dólares por falsificación de documentos. Una sentencia que finalmente fue suspendida.

Nick Nolte
Nick Nolte - Twitter

«Más que el fútbol o la interpretación, las mujeres han sido la mayor pasión de mi vida. Me fascinan», reconoce el actor en sus memorias. Nolte, un conocido mujeriego que se ha casado hasta en cuatro ocasiones, reconoce su pasión por las féminas.

En sus memorias recuerda lo difícil que fue no caer en los brazos de Barbra Streisand, con la que trabajó en «El príncipe de las mareas». Incluso cuenta que le dieron muchas vueltas y hablaron de por qué no debían mantener una relación mientras que rodaban.