Natalia Vodiánova
Natalia Vodiánova - GTRES

Natalia Vodiánova, la otra estrella del Mundial de Rusia

La diva rusa y el futbolista Philip Lahm son los encargados de entregar la copa en el estadio moscovita de Luzhnikí

MadridActualizado:

Minutos antes del comienzo de la final del Mundial de Fútbol Rusia-2018 en el estadio moscovita de Luzhnikí entre las selecciones de Francia y Croacia, la supermodelo rusa Natalia Vodiánova será la encargada de llevar la copa que recibirá el campeón. Lo hará acompañada del futbolista alemán Philip Lahm, miembro de la selección de su país cuando logró el triunfo en el Mundial de Brasil-2014. Ambos transportarán el trofeo dentro de un bello estuche diseñado y realizado por la firma Louis Vuitton.

Ella ya hizo lo mismo trasladando la copa el día en el que arrancó el torneo, el pasado 14 de junio, igualmente en el recinto de Luzhnikí, pero su compañero entonces fue el guardameta español Iker Casillas. También será ahora diferente el vestido que luzca ante los congregados en las gradas.

Con sus 36 años, esta madre de cinco hijos, actriz y filántropa, se ha convertido en uno de los símbolos del universal torneo futbolístico. Vodiánova nació en Gorki, ciudad cerrada en la época soviética por la proximidad de los centros de investigación atómica de Arzamas y Sarov. La villa se llama ahora Nizhni Nóvgorod y vio crecer a la futura diva en el seno de una familia muy humilde.

Siendo una niña, Natalia salía con su madre al mercado para vender frutas y así poder sobrevivir en medio de la precariedad de aquellos difíciles años previos a la desintegración de la Unión Soviética. Tenía 16 años cuando ingresó en la escuela de modelos de «Evguenia Chkálova», en Nizhni Nóvgorod, y se puso además a estudiar inglés. Tuvo la enorme suerte de que la agencia francesa «Viva Models» se fijara en ella durante una casual visita a Rusia en busca de caras nuevas.

Su vida dio un vuelco definitivo al aceptar la oferta de trasladarse a París para hacer carrera. Tenía entonces 17 años y empezó una trayectoria que la puso en contacto con algunos de los mejores diseñadores, Mario Testino y Steven Meisel, entre ellos.

Trabajó en la pasarela para casi todas las casas de moda: Alexander McQueen, Balenciaga, Calvin Klein, Chanel, Chloe, Christian Dior, Dolce&Gabbana, Guerlain, Gucci, Kenzo, Donna Karan, Givenchy, Hermès, Jean-Paul Gaultier, Louis Vuitton, Marc Jacobs, Miu Miu, Ralph Lauren, Valentino, Yves Saint Laurent y muchas otras.

Protagonizó portadas en revistas como Cosmopolitan, Bazaar, ELLE, Harper's, Marie Claire, Vanity Fair o Vogue y apareció en las páginas del calendario Pirelli. En 2003, pasó a ser la imagen principal de Calvin Klein.

El milenio comenzó con una clara hegemonía de las modelos rusas en París y Milán. Se hablaba entonces de la "triple V", en referencia a ella, a Anna Vyalitsyna y a Evgenia Volodina. Entre las jóvenes rusas se produjo una auténtica fiebre por llegar a ser modelos y muchas emigraron a países de Occidente con la esperanza de hacer su sueño realidad.

Vodiánova, que amasó una auténtica fortuna en el mundo de la moda, contrajo matrimonio en 2001 con el aristócrata británico Justin Portman, con el que tuvo tres hijos, Lucas Alexánder, Neva y Víctor, y del que se separó en 2011. Luego se casó con el empresario galo Antoine Arnault, con el que vive actualmente en la capital francesa y al que ha dado dos hijos, Maxim y Román.

Hace ya tiempo que dejó las pasarelas y ahora participa solo ocasionalmente en algún pase de modelos, sesión de fotografía o como presentadora en programas televisivos u otros eventos. También como actriz en cinco películas, entre ellas "Furia de Titanes", en donde interpretó el papel de la maligna Medusa, criatura mitológica que petrificaba a quienes la miraban a los ojos.

En 2009, Vodiánova presentó el primer Festival de Eurovisión que se celebraba en Rusia, junto con la estrella televisiva Andréi Malájov. También participó en la ceremonia de apertura de la Olimpiada de Invierno de Sochi, en febrero de 2014. Condujo con el presentador Dmitri Shepelev, en julio de 2017 en San Petersburgo, el sorteo preliminar para el Mundial de Fútbol 2018.

Vodiánova realiza además una ingente actividad benéfica. en apoyo de niños necesitados, como lo fue ella. Creó su propia fundación en 2004 bajo el nombre de The Naked Heart (corazones desnudos). Aprovechando el Mundial de Fútbol, organizó el jueves en Moscú una cena-subasta benéfica de ayuda a los niños, en donde se recogió casi un millón de euros. Entre los invitados estaba el líder del grupo The Rolling Stones, Mick Jagger.