Doña Pilar con algunos bomberos que sirvieron el almuerzo
Doña Pilar con algunos bomberos que sirvieron el almuerzo - Belén Díaz Alonso

Margarita Vargas y los bomberos de Madrid, estrellas del domingo en el Rastrillo

La Infanta Doña Pilar también asistió al almuerzo para apoyar la labor del Cuerpo

MadridActualizado:

Aprovechando el buen tiempo que reina en la capital y que además era domingo, el Rastrillo vivió ayer su jornada más familiar con la presencia de público de todas las edades que, una vez más, volvió a responder con generosidad a la llamada de Nuevo Futuro. Muchas familias decidieron disfrutar de su ocio en el mercadillo más antiguo de la ciudad, y entre ellas la de Luis Alfonso de Borbón. Su mujer Margarita Vargas acudió acompañada por sus tres hijos, Eugenia y los gemelos Luis y Alfonso, como suele ser habitual desde que trasladaron su residencia a Madrid. Primero llegó Margarita para echar una mano en «Comala», el puesto en el que colabora desde hace siete años. A media tarde llegaron los niños para pasar el resto de la jornada disfrutando del ambiente del Rastrillo.

Margarita Vargas junto a sus hijos
Margarita Vargas junto a sus hijos - Belén Díaz Alonso

Lleno total a la hora del almuerzo en «Vistalegre», y es que la ocasión bien lo merecía. Los bomberos de la Comunidad de Madrid aparcaron sus obligaciones para ponerse el delantal y servir un delicioso menú, donado por La Posada de la Villa, al numeroso público que abarrotaba el establecimiento. Y es que nadie quería perderse este particular evento. Tampoco la Infanta Doña Pilar, que acudió a almorzar para agradecer la ayuda desinteresada de estos servidores públicos.

Una mujer en el Cuerpo

Entre los improvisados camareros estaba Mara Roa, la primera mujer bombero de la Comunidad de Madrid, que lleva veintisiete años entregada a su profesión. «Siempre quise ser bombero, pero hasta que en 1990 no bajaron un poco el baremo no lo conseguí», comenta, al tiempo que reconoce que nunca se ha sentido discriminada por ser mujer. Y añadió: «Todos nos respetamos mucho, pero si en algún momento no hubiera sido así, ya me habría hecho yo respetar». Conociéndola no hay ninguna duda. Capítulo aparte merece Rafael de Andrés, uno de los impulsores de la colaboración con Nuevo Futuro. «Nos lo propusieron y no nos lo pensamos dos veces». Y tanto le gustó el proyecto que, además de servir las mesas, se ha encargado de poner la nota musical. "En mis ratos libres toco la batería en un grupo, así que me pareció una buena idea encargarnos también de amenizar la comida", dice sentado en su imponente batería.

En otro rincón del Rastrillo, en el puesto de «Los Famosos», la periodista de los servicios informativos de Telecinco, Sonsoles Ónega, no paraba de firmar ejemplares de su última novela «Después del amor». Impresionada por la labor que realiza Nuevo Futuro, se mostró «muy satisfecha por poder aportar mi granito de arena». La periodista, que compagina su trabajo en televisión con su labor como escritora «con disciplina germánica», se sentía conmocionada por la noticia del repentino fallecimiento del fiscal general del Estado, José Manuel Maza. «Estoy absolutamente conmovida. Son noticias que no esperas nunca y que llegan en un momento tremendo», comentó antes de despedirse.