Madonna
Madonna - Gtres

Madonna pone fecha de caducidad a su residencia en Lisboa

La «reina del pop» abandonará en marzo el Palacio Ramalhete y se trasladará a un hotel de lujo antes de regresar a Estados Unidos en septiembre

Corresponsal en LisboaActualizado:

La estancia de Madonna en Lisboa toca a su fin. Lleva poco más de un año residiendo en el Palacio Ramalhete, frente al Museu Nacional de Arte Antiga, y el régimen de alquiler que había firmado incorporaba una opción de compra… que no va a ejecutar.

Dentro de solo unas semanas, la cantante norteamericana abandonará ese lugar en la zona noble de Lapa, cerca de las delegaciones diplomáticas de diversos países, para trasladarse a un hotel de lujo de la capital portuguesa. Y en septiembre tiene previsto regresar a Estados Unidos.

De acuerdo con fuentes próximas al entorno de la «reina del pop», citadas por varios medios portugueses, siempre estuvo claro que su periplo en el país vecino era temporal.

En todo caso, Lisboa está dejando huella en Madonna, como se reflejará en su nuevo disco, que en principio se titulará «Magic» y reunirá colaboraciones con músicos locales como Dino D’Santiago, Kimi Djabaté o Ricardo Toscano.

La artista, de 60 años, ha compartido en las redes sociales numerosas imágenes de la Alfama, del Parque Eduardo VII y de otros rincones de la cuna del fado. Incluso trabó amistad con la hermana de la gran Amália, Celeste Rodrigues, fallecida en agosto pasado a los 95 años.

La artífice de éxitos como «Like a virgin» o «Material girl» aterrizó a orillas de la desembocadura del Tajo siguiendo la estela del modelo portugués Kevin Sampaio, con quien ha mantenido una relación. Además, su hijo David Banda pasó a integrar la academia de las categorías inferiores del Benfica porque es un gran aficionado al fútbol. Pero el año pasado se la vio acompañada en el Estadio da Luz por Rodrigo Gama dos Santos, un entrenador físico al que había contratado en exclusiva para que lograse mantenerla en forma.

En teoría, esa era su única misión, aunque ambos exhibieron una gran complicidad durante el partido Portugal-Suiza, al que ella asistió para complacer a David. El jovencito disfruta formándose en el histórico equipo luso y ya ha aprendido a convertirse en un aficionado más de la selección capitaneada por Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, Madonna también ha protagonizado varias polémicas en Lisboa. Por ejemplo, cuando se reunió en secreto con la entonces ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa, para agilizar la concesión de un permiso especial de residencia, de esos contemplados en ocasiones excepcionales. O también cuando puso en aprietos al Ayuntamiento socialista de la ciudad al difundirse los privilegios de los que ha gozado a la hora de aparcar los 15 vehículos que moviliza diariamente: asistentes, seguridad, etcétera.

Madonna no ha dudado en hablar maravillas de Lisboa en todo tipo de foros. Así aconteció durante una entrevista con el mismísimo Jimmy Fallon, uno de los presentadores más populares de la televisión de su país: «Ahora resido en Lisboa, donde encuentro una energía muy inspiradora», explicó ante las cámaras.