Madonna, en Lisboa, el pasado mes de agosto
Madonna, en Lisboa, el pasado mes de agosto - INSTAGRAM

¿Por qué Lisboa es la nueva meca de los famosos?

Madonna, José María Cano, Monica Bellucci, Michael Fassbender o Christian Louboutin se rinden a los encantos de la capital portuguesa… y a las ventajas fiscales

Corresponsal en LisboaActualizado:

El Príncipe Aga Khan desembolsó 12 millones de euros por el Palacio Henrique Mendonça de Lisboa. La misma cantidad pagó un magnate suizo por la fastuosa Quinta Patiño, que albergó fiestas con Audrey Hepburn y Gina Lollobrigida en el Cascais de los 60. Son las dos operaciones estelares de venta de casas de lujo en la capital portuguesa o alrededores en los últimos tres años… y el retrato de que se ha convertido en una ciudad ‘cool’ que atrae a famosos y millonarios, cautivados por las ventajas fiscales que ofrece el Gobierno socialista a los extranjeros no residentes que garantizan una inversión mínima de 500.000 euros.

El país vecino está de moda desde que la selección de Cristiano Ronaldo ganó la Eurocopa y Salvador Sobral triunfó en Eurovisión. Y Madonna se erige en el símbolo del furor de las celebridades por hacerse con una propiedad, especialmente si se alza en uno de los rincones con más encanto de la cuna del fado.

Sí, porque la diva norteamericana ha hecho realidad su deseo de alejarse de la era Trump en Estados Unidos y ha encontrado un domicilio a su medida en Lisboa: el Palacio Ramalhete, situado en la zona diplomática de Lapa. Se trata de un edificio del siglo XVIII que funcionaba como uno de los hoteles más coquetos y ahora ha alquilado durante un año, con una posterior opción de compra preferencial.

El enclave, de 15 habitaciones, se ubica en el número 92 de la Rua das Janelas Verdes, al lado del Museu Nacional de Arte Antiga, que acoge lienzos de Tiziano, Brueghel el Viejo, Tiépolo y Zurbarán, entre otros grandes pintores históricos. Una cercanía que le ha influido a la reina del pop, una gran coleccionista de arte, para instalarse allí.

Mientras afianza su residencia, su hijo David Banda (12 años) ya despunta en la categoría infantil del Benfica, el histórico equipo de fútbol portugués.

Además, la cantante de éxitos como «Like a virgin» o «Ray of light» no ha dudado en sumergirse en el día a día lisboeta con un entusiasmo que la hace disfrutar de los pintorescos rincones de la Alfama, donde se ha hecho amiga de Celeste Rodrigues, la hermana de la legendaria Amália y en plena forma a sus 94 años.

Pero el desembarco de famosos no cesa, incluido José María Cano. El ex componente del trío Mecano, hoy dedicado de lleno a la pintura, adquirió recientemente el Palacio de Sao Vicente de Fora por 3,5 millones de euros. Y Cristiano Ronaldo se regaló a sí mismo un ático de 2,5 millones de euros en plena Avenida da Liberdade.

Igualmente, Michael Fassbender, Monica Bellucci, Christian Louboutin y Eric Cantona han dado el paso de ser dueños de viviendas de lujo lisboetas, mientras que Philippe Starck ha preferido asentarse en Cascais, la villa con mayor renta per cápita de toda la nación y a poco más de 25 kilómetros.

En el caso del actor alemán, se quedó prendado de una planta completa del Palacio de Santa Helena (del siglo XVI), entre el mirador de Santa Lucía y el Castillo de San Jorge. Previo pago de dos millones de euros, le pertenecen ahora sus cinco habitaciones y 360 metros cuadrados, con unas vistas espectaculares a la desembocadura del río Tajo en el Océano Atlántico.

Phil Collins y Ariana Grande, interesados

Además, Phil Collins y Ariana Grande también se han interesado en adquirir nuevos domicilios en Lisboa. En el caso del ex batería del grupo británico Genesis, se mostró muy complacido con un edificio completo en Praça das Flores, en la céntrica zona del Chiado.

Entre lienzos abstractos, no resulta extraño ver a Louboutin tomando un ‘capuccino’ en el Café Pit de la Alfama, muy cerca de la casa de fado que visitó en compañía del cantante británico Mika y de la fadista Mariza.

El diseñador francés es vecino de Monica Bellucci, quien se muestra encantada con su nueva residencia en medio de calles empedradas donde el tiempo parece detenerse. Por eso ha declarado: «Me encanta la ciudad. La gente es acogedora y la comida excelente. Deben ser felicitados por esta preciosa ciudad, con un cielo tan hermoso y una luz maravillosa. Creo que Portugal es un país privilegiado».

«Cuando se me acercan los portugueses en un restaurante o un café, no me suelen pedir una fotografía, sino que se limitan a decir que se sienten felices de tenerme aquí, entre ellos», explica la actriz italiana con unas palabras que resumen las sensaciones que experimentan muchos de los famosos que se dejan seducir por Lisboa y un entorno que también engloba el paraíso ‘eco-chic’ de Comporta, a solo 120 kilómetros y donde a Madonna le encanta montar a caballo junto al mar.