Isabel Preysler durante el evento de Porcelanosa en Miami
Isabel Preysler durante el evento de Porcelanosa en Miami - GTRES

Isabel Preysler, sobre Tamara Falcó: «Me encanta que siga soltera»

La «celebrity» popular en la prensa rosa se encuentra en Miami disfrutando de su familia

MadridActualizado:

Isabel Preysler se ha sincerado sobre los cambios de su vida y su familia en una entrevista ofrecida a «¡Hola!». Se encuentra en Miami, donde ha asistido a la inauguración de la nueva tienda de Porcelanosa, durante la celebración de la Miami Fashion Week patrocinada por el gran grupo español de cerámica.

«Solo puedo decir que, afortunadamente, estoy viviendo un momento muy feliz...», confesaba Isabel. Y es que la «celebrity» se siente como en casa, pues en Florida viven tres de sus cincos hijos, Chábeli, Julio y Enrique, y cuatro de sus cinco nietos. «Pienso que no puedo más que darle las gracias a la vida por la maravillosa familia que me ha dado. Tengo unos nietos sanos que van creciendo y el bebé de Ana y Fernando, que, cuando están en Madrid, viven en casa. Todos esos niños me dan una alegría que no sabría explicar. Y también doy gracias porque mis hijos son todos muy buena gente».

También ha hablado sobre las respectivas parejas de sus hijos y la felicidad que desprenden sus relaciones: «Le he encontrado pletórico de felicidad», comentaba sobre Enrique. «Anna le ha aportado unos hijos maravillosos y una estabilidad familiar que la hace muy feliz». Sobre Julio, la famosa reconocía como animaba a su hijo y a Charisse a ser padres: «Les animo sin parar. Continuamente. Pero no parece que me hagan mucho caso...».

En cambio, sobre Tamara, la única hija que Preysler con el marqués de Griñón, parece no encontrar la estabilidad sentimental pero no le preocupa a su madre, que prefiere tenerla en casa: «En este tema soy un poco egoísta. Me encanta que siga soltera y viva en casa. Me hace ilusión que mis hijas vuelvan a vivir en casa de su madre».

Isabel Preysler y su hija, Tamara Falcó, durante la capilla ardiente de Doña Mercedes Junco Calderón en Madrid.
Isabel Preysler y su hija, Tamara Falcó, durante la capilla ardiente de Doña Mercedes Junco Calderón en Madrid. - GTRES

Tamara había estado saliendo con Iván Miranda, un biólogo de 41 años con el que la hija de Preysler decidió poner fin a los tres meses de relación. Al parecer, no hubo ningún problema que provocara su ruptura, inseguridad por parte de ella, que prefería vivir en un estado de soltería. «Le conocí y le encontré estupendo», comentaba su madre sobre su ex.

Ver esta publicación en Instagram

Happy ❤️ @fashiontrustarabia

Una publicación compartida de Tamara Falcó (@tamara_falco) el

Isabel y Mario

«Mario llegó en un momento en el que no esperaba nada. Un momento de enorme tristeza por el vacío que me había dejado Miguel al morir. Fue como empezar a vivir una nueva oportunidad, un regalo...», así describe Isabel a su pareja en la revista citada anteriormente.

Hace cuatro años, Mario Vargas Llosa llegaba a la vida de Isabel enfrentándose a un momento difícil. La pareja ya había sido relacionada en otra ocasión cuando el editor de una revista los descubrió juntos en la terraza de la casa de Enrique Iglesias, en Miami -las imágenes no llegaron a ver la luz por temas legales-.

Poco tiempo despues la revista «¡Hola!», sacaba en portada una imagen de la pareja paseando por las calles de Madrid que fue el detonante para la confirmación oficial. Esos rumores también llegaron a oídos de Patricia Llosa, su mujer por aquel entonces, que desmintió que se hubieran separado. El peruano fue el centro de muchas críticas por las formas en las que despachó a su mujer, provocando un grave problema familiar con los tres hijos de la pareja.

A pesar de ello, la pareja confiesa «no aburrirse» y que los planes de boda no tienen que ser inmediatos: «Sabemos perfectamente que nos podemos casar en el momento en el que lo decidamos. Somos muy felices tal y como estamos», declara la madre de Tamara Falcó.

Lo que sí está claro es que la pareja es feliz y que el paso de los años no afecta al espíritu aventurero del nobel y al físico de la socialité. «Seguir a Mario no es fácil. Es incansable y yo no. Yo me canso. Pero ahí estoy y estaré mientras mi salud me lo permita», reconocía la mujer del escritor, quien aseguraba que aún, y a pesar de su edad, le «quedan muchas cosas por hacer».