Don Juan Carlos y Doña Cristina este fin de semana en el circuito de Yas Marina
Don Juan Carlos y Doña Cristina este fin de semana en el circuito de Yas Marina - Racing Press

La Infanta Cristina comienza a normalizar su vida

El Heredero Saudí, que trata de recuperar su imagen tras el asesinato de Kashoggi, buscó la foto con el Rey padre en el Mundial de Fórmula 1

Actualizado:

La Infanta Doña Cristina ha dado un nuevo paso hacia la normalización de su vida, y el pasado fin de semana acompañó a su padre, el Rey Don Juan Carlos, a Abu Dabi, donde se disputó la final del Mundial de Fórmula 1. Desde que estalló el caso Nóos, en noviembre de 2011, han sido muy excepcionales las ocasiones en las que se ha podido ver a Don Juan Carlos con su hija menor en público. De hecho, Doña Cristina ni siquiera asistió a la ceremonia de abdicación de Don Juan Carlos.

Amante del deporte y muy querido por las Familias Reales árabes, Don Juan Carlos no suele perderse esta competición que todos los años reúne a destacados mandatarios y exmandatarios de la región, así como algunos rostros conocidos, invitados por el anfitrión, el Príncipe Heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed.

Sin embargo, entre los asistentes a esta edición también se encontraba uno de esos mandatarios a los que todo el mundo quiere evitar en estos momentos, el Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, cuya imagen quedó totalmente desacreditada tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Turquía.

Una imagen inevitable

Bin Salman, que está tratando de recuperar su imagen, aprovechó su coincidencia con Don Juan Carlos en Abu Dabi para buscar una foto que muy probablemente el padre del Rey no pudo evitar, dadas las circunstancias. Si Don Juan Carlos hubiera tratado de evitar esa foto, el gesto podría haber tenido unas consecuencias muy perjudiciales para las relaciones bilaterales y la economía española, ya que los contratos saudíes generan miles de puestos de trabajo en España y Arabia Saudí es uno de los principales suministradores de petróleo de nuestro país.

Mohamed bin Salman sabe que Don Juan Carlos es una persona muy admirada y querida entre las Familias Reales árabes y pretende que ese foto le ayude a mejorar su imagen tras el asesinato del periodista. Sin embargo, lo que quedó claro es que esa foto perjudica a la imagen del Rey Don Juan Carlos, que ayer empezó a recibir durísimas críticas por no haber evitado un saludo que probablemente no pudo evitar. Además, la polémica foto se tomó apenas diez días antes del 40 aniversario de la Constitución, acto en el que se espera su presencia en el Congreso de los Diputados junto a los demás miembros de la Familia Real.

La foto del Rey padre con el Heredero saudí le restó protagonismo a la otra noticia: la normalización de la vida de Doña Cristina. Durante los siete años que ha durado el proceso judicial del caso Nóos, la presencia de la Infanta junto a los demás miembros de la Familia Real en público se reducía prácticamente a los funerales. De esta forma, se quería evitar interferir en el funcionamiento de la Justicia, en unos momentos en los que algunos sectores ponían en duda que un pariente del Rey pudiera terminar en la cárcel.

Fin del alejamiento

Todo empezó a cambiar a partir del pasado verano, cuando el Tribunal Supremo dictó sentencia y cerró el caso Nóos. Con la Infanta absuelta y su marido, Iñaki Urdangarin, cumpliendo una pena de cinco años y diez meses de prisión, quedó claro que ser pariente del Rey no era un salvocunducto para eludir la Justicia, y desaparecieron las razones para mantener el alejamiento familiar de Doña Cristina.

El primer gesto público de acercamiento fue la fotografía que La Zarzuela difundió el 2 de noviembre con motivo del 80 cumpleaños de Doña Sofía. En la imagen se podía ver, por primera vez en mucho tiempo, a Don Juan Carlos y Doña Sofía con sus tres hijos, Doña Letizia y sus ocho nietos.

La segunda muestra de acercamiento llegó el pasado fin de semana desde Emiratos Árabes Unidos, donde Don Juan Carlos y la Infanta estuvieron en las carreras y recibieron el saludo de Fernando Alonso y de Carlos Sainz, padre e hijo.