Francisco Rivera Ordóñez - José Ramón Ladra

Fran Rivera responde a las acusaciones de corrupción: «Llevaban tiempo amenazándome»

En la denuncia interpuesta se culpa al matador de administración desleal y apropiación indebida

ABC.ES
MadridActualizado:

La pasada semana salió a la luz una demanda contra el torero Fran Rivera, acusado de administración desleal y apropiación indebida. Unos exsocios del diestro habían recurrido a la justicia para recuperar el dinero que supuestamente el torero les había robado. Sus socios por aquel entonces, Manuel Moreno y Javier Cabrera aseguran que Francisco Rivera y otro socio habían desviado los beneficios del negocio de chatarra a otra empresa paralela. Al parecer todo comenzó cuando el torero consiguió convencer a Manuel y Javier de que había una oportunidad de negocio en el país africano, a donde enviarían, desguazarían y manipularían chatarra procedente de otros países de viejos trenes o barcos, para venderla de nuevo, según se ha informado en el programa de Espejo público.

Para la aventura crearon una empresa, «Steel Supply SL», formada por cuatro socios: Manuel Moreno, Javier Cabrera, Martín Bilbao y Fran Rivera. Los permisos en el país africano eran gestionados por un intermediario, pero un cambio de gobierno hizo que se les retirasen las licencias. El negocio salió mal y perdieron cerca de millón y medio de euros.

Sin embargo, esta teoría no convence a los socios de Fran Rivera, que piensan que el dinero invertido fue desviado por el torero y por Martín Bilbao, a una empresa paralela llamada «Prodata Consulting SL». La persona que aparece como administrados único de la empresa es Fernando Rodríguez Luque, más conocido como «el Pai» y amigo de Carmen Ordóñez. Un hombre con un perfil empresarial bajo y al que no se le conoce oficio alguno. Dentro de la misma empresa también aparece el nombre de María Elena García Pastrana, como administradora de la empresa. Una mujer que ha ostentado 551 cargos en diferentes empresas, es decir que ambas personas serían los testaferros de los verdaderos dueños, Fran Rivera y Martín Bilbao.

Los números de la empresa «Prodata Consulting SL» el año pasado son de cerca de dos millones y medio de beneficios. Para los socios del torero en el Congo, aquí podría estar el dinero invertido y por eso han emprendido acciones legales. En la denuncia interpuesta se acusa al matador de administración desleal y apropiación indebida.

La respuesta del torero

Ante la noticia, Fran Rivera ha respondido perplejo para el programa de Ana Rosa, asegurando que se había enterado de la demanda por los medios puesto que a él no le había llegado personalmente. «Legalmente no estoy preocupado en absoluto porque no es verdad», ha explicado al reportero.

El torero asegura que el simple hecho de haber una demanda contra su persona puede dañar su imagen. «Hay cosas que me han dolido mucho, a mi familia, a mis amigos y a mi gente. Han ido a hacer daño», ha explicado. El diestro no niega que iniciase un negocio de chatarra y que les fue mal. «Si de algo me pueden acusar es de elegir malos socios. El negocio no salió como queríamos pero ellos no lo quieren aceptar y me atacan a través de los medios». Rivera no se sorprende de la demanda puesto que «llevaban tiempo amenazándome desde antes de verano», ha asegurado para el programa de televisión.