Matteo Salvini y Elisa Isoardi en una imagen del pasado marzo - Alan Fiordelmondo / MEGA | Vídeo: Salvini llama "carne humana" a los inmigrantes ATLAS

Elisa Isoardi, una polémica exmodelo a la medida de Salvini

Pareja del político desde 2015, sus comentarios provocan reacciones dispares en Italia

Corresponsal en RomaActualizado:

Es natural de Cúneo (Piamonte), tiene 35 años, 1,80 metros de estatura y ojos color verde mar. Quintaesencia de la belleza italiana, exmodelo, «Miss Fragola» (fresa) en 1998 y presentadora de la RAI también es, desde 2015, la compañera sentimental del líder de la Liga Norte, el milanés Matteo Salvini, un personaje antaño habitual en las revistas del corazón y ahora protagonista indiscutible de la crónica política.

Para sus muchos seguidores en las redes sociales, Elisa Isoardi ya es toda una «primera dama», seguramente porque el ultraderechista líder de la Liga Norte y actual ministro de Interior -es padre de dos hijos de dos anteriores matrimonios-, se ha convertido en el líder indiscutible del Gobierno italiano y, según las encuestas, el político mejor valorado. Más allá de su condición de «consorte», en los últimos días Isoardi ha sido protagonista en todos los medios tras publicar un post en su cuenta de Instagram sobre la «Virgen desata nudos», a la que se encomiendan situaciones desesperadas, de la que es devoto el Papa Francisco desde su estancia en Alemania, en los años 80, y cuya primera imagen, que data del siglo XVII, se encuentra en una iglesia al sur de Baviera. Sin su habitual maquillaje y sus resueltas poses, Isoardi reveló una inédita faceta mística al reproducir la oración íntegra dedicada a esta Virgen que, entre otras cosas, dice «dirige hacia mí tu mirada llena de compasión, observa el cúmulo de nudos que sofocan mi vida. Tú conoces mi desesperación y dolor. Sabes cuánto me paralizan estos nudos y los pongo todos en tus manos».

Misericordia

Las reacciones han sido de todo tipo, insultos incluidos. Hay quien solicita una oración «para desatar los nudos de las dos neuronas del novio de esta señora», en referencia a las medidas de Salvini contra la inmigración. Algunos tachan a Elisa Isoardi de «hipócrita, porque ni tú ni tú novio sabéis lo que es la misericordia». Y hay ciertos machistas que le piden que «vuelva a planchar camisas». Y es que Isoardi también fue muy criticada por publicar en su red social unas fotos en las que aparecía planchando una camisa blanca. Los malpensados dijeron que era para su pareja. Aunque esas imágenes no han contribuido a hacer de Isoardi un icono del feminismo, también recibió comentarios favorables y solidarios: «¡Brava!» o «Grande Elisa… te mando también mis camisas», escribieron algunos fans.

Presentadora de cierto éxito, hasta no hace mucho, Isoardi había permanecido en un segundo plano como pareja del controvertido político. Pero esa discreción saltó por los aires cuando el líder de la Liga comenzó a adquirir protagonismo y ella confesó estar « orgullosa del éxito de Matteo, pero por amor estaré en la sombra. Una mujer debe dar siempre luz a su hombre». El chorreo de reproches fue incesante y la réplica de Isoardi fue muy clara: «Son 15 años los que llevo trabajando en primera línea en televisión, soy una mujer completa, independiente y realizada. Cuando tu novio está jugando el partido de su vida es normal estar un paso detrás de él».

Pero esta relación ahora en boca de todos no siempre ha sido intachable. En julio del pasado año, se habló largo y tendido de la «traición» de Isoardi a Salvini, pues se publicó una foto en la que aparecía besando apasionadamente a otro hombre en Ibiza. Aunque se dio por hecho la ruptura, el noviazgo se recompuso y para no dejar espacio a la duda, Elisa le dedicó unos apasionados versos del poeta Gio Evan a Matteo a través de Twitter: «Es desde que muero del deseo de verte que pienso que en medio está el amor».

A partir de septiembre, Isoardi presentará un programa de gran tradición en la televisión pública, «La prueba del cocinero». A buen seguro, quien un día fue «Miss Fragola» (fresa) estará en su salsa.